Archivo | agosto, 2015

¿POR QUÉ LEEMOS? Comunidades de lectura de los talleres de escritura de LIBRO, VUELA LIBRE en Valencia

27 Ago

 

Taller literario

En una novela alguien lee una novela: esas cosas le gustaban a Borges.
(Ricardo Piglia, El último lector).

En las comunidades de lectura y talleres de escritura creativa de LIBRO, VUELA LIBRE en Valencia siempre encontramos nuevas fórmulas  para disfrutar de la palabra y reflexionar sobre  los interrogantes literarios que compartimos. ¿Por qué leemos?: esta ha sido una de las preguntas que con más asiduidad se ha repetido en nuestros últimos desafíos lunares. Las respuestas han sido muy variadas, pero hemos rescatado la que encontró Sueño de verano en este hermoso fragmento de Ricardo Piglia:

Taller literarioQuisiera recordar ahora otra escena de lectura, notable en muchos sentidos y perfecta en su fugacidad, en la que aparece un género diferente de lector. Es una escena de Anna Karenina, de Tolstói, del capítulo 29 de la primera parte, en la que Anna aparece leyendo una novela inglesa en un tren. Me parece que hay allí otra trama : la relación de esa lectura con la constitución del sentido, con los afectos, con la tradición  y con el desarrollo de la novela. Estamos  en la línea histórica que quiere a las mujeres como protagonistas del consumo narrativo. La eterna de Macedonio es la lectora perfecta de la novela. También Madame Bovary, desde luego, incluso Molly Bloom, que, como veremos, se despierta con un libro en la cama. Esas mujeres complejizan la figura del lector moderno (y la novela le da nombre a la figura anónima de las mujeres que leen).
En una novela alguien lee una novela: esas cosas le gustaba a Borges. Pero mejor sería decir: en una novela una mujer lee una novela inglesa. Podríamos decir, incluso, que una mujer lee una novela escrita por una mujer, quizá Jane Austen, aunque varios han sugerido que se trata de una novela de Anthony Trollope.

[…]

La novela de Tolstói construye la imagen de lo que podríamos llamar la lectora de novelas que descifra su propia vida a través de las ficciones de la intriga, que ve en la novela un modelo privilegiado de experiencia real. Se manifiesta así una tensión entre la experiencia propiamente dicha y la gran experiencia de la lectura. Y entonces aparece el bovarismo, la ilusión de realidad de la ficción como marca de lo que falta en la vida. Se va de la lectura a la realidad o se percibe la realidad bajo la forma de la novela, con esa suerte de filtro que da la lectura.
Ricardo Piglia, El último lector

Sigue leyendo

Anuncios

EL PODER CURATIVO DE LA LITERATURA: LOS FINALES FELICES

19 Ago
FINALES FELICES
“En ninguna parte ha sido el hombre capaz de hacer frente a los avatares de la vida sin recurrir a fantasías que, al tiempo que lo alegraban y confortaban, aportaban un alivio imaginario a las tensiones y zozobras de su opresivo entorno”.
Bruno Bettelheim, Psicoanálisis en los cuentos de hadas

   El poder curativo de la literatura es innegable. Desde que forman parte de los hombres, la lectura y la escritura han sido poderosas herramientas transformadoras. En la escuela de la vida crecemos y, a su debido tiempo, somos capaces de reconocer que las enseñanzas de la literatura fantástica que nos fueron regaladas en la infancia revelan una dimensión psicoanalítica de la escritura. Una dimensión rica y honda, que siempre ha estado presente en nuestro taller literario en Valencia, y que forma parte también de esta reflexión de Bruno Bettelheim sobre los finales felices en los cuentos de hadas:

Parece que el hombre ha sentido siempre la necesidad de buscar protección y aliento en las fantasías que le prometían resolver favorablemente sus trances de dificultad más graves y desesperados; y esta esperanza en un desenlace feliz le permitía mantener la creencia de que acabaría por vivir en paz y satisfecho con su suerte.
Asimismo cuando, a lo largo de las diferentes etapas de su historia, se creía incapaz de luchar a solas contra los rigores de la vida, el hombre se ha impulsado a inventar fuerzas y personajes de signo opuesto. Cada hada buena o cada animal compasivo, como el Gato con Botas, tiene su correlato en un hada maléfica  o en un ogro que amenaza la vida del héroe; también hay seres infames que gozan engañándolo y muchos otros que aprovechan para descargar sobre él sus propias desgracias (…)
No hay forma alguna de angustia que en cualquiera de los cuentos de hadas no se materialice bajo una apariencia dramática; por otra parte, tales cuentos nos prometen que acabaremos por liberarnos de nuestras zozobras y que veremos compensados los sufrimientos a los que nos han sometido. De tal manera que no solamente encontramos en el texto la expresión de nuestros supremos temores sino que también hallamos, mediante su “final feliz”, la representación de nuestras más fervientes esperanzas.

Sigue leyendo

CAUSAS DEL BLOQUEO CREATIVO.Imaginación y cursos de escritura

11 Ago

Causas del bloqueo creativo   Siempre hemos tenido la llave para acceder a nuestros estados de inspiración, a nuestro banco infinito de ideas, porque desde el nacimiento somos portadores de un alto potencial creativo. Observad al primer niño que veáis por la calle: la capacidad de imaginar, de inventar, de pensar o de asociar es inherente a la condición humana; de modo que si alguna vez sentís que no sois capaces de generar ideas propias, si comenzáis a angustiaros ante la imposibilidad  de acceder a vuestros dones creativos, simplemente recordad que esa situación es pasajera y que estáis siendo presa de alguna de las múltiples causas del bloqueo creativo. En nuestro próximo curso de escritura adscrito a “Libro, vuela libre” volveremos a incluir numerosos recursos para desarrollar la imaginación y combatiremos las causas del bloqueo creativo. Pero de momento reconocer tres de ellas os dará mayor control sobre el goce de expresaros y vuestros procesos de escritura, os ayudará a recordar la importancia de ser cada vez más vosotros mismos y alejaros de las copias anodinas:

Causas del bloqueo creativoCausa del bloqueo creativo nº1: la autocensura

Prohibirnos revelar demasiado de nosotros mismos a través de nuestros personajes literarios y nuestras historias es muy limitante. La autocensura es una gran enemiga de la creación literaria. Las cosas que no quieres mostrar en tus ficciones por temor a que descubran a través de ellas parte de tu intimidad pueden bloquear mucho tu proceso de escritura.

Causas del bloqueo creativoCausa del bloqueo creativo nº 2: el afán de perfeccionismo

Si desde el principio te preocupas más por conseguir un resultado perfecto que por disfrutar el proceso, estás bloqueando tu capacidad de juego, de diversión y, por tanto, parte de tu potencial creativo. Sigue leyendo

PILARES DE LA CULTURA: APRENDER A PENSAR

3 Ago

Marilyn Monroe leyendo

“Eran comentarios relevantes para nuestro mundo, porque él sabía que la literatura siempre se dirige a los lectores del presente”.
Una historia natural de la curiosidad, Alberto Manguel.

¿Qué nos permite la lectura?: mirar, indagar, pensar, curiosear… Montaigne escribió que una cabeza bien formada es siempre preferible a una muy llena; Rousseau, que solo somos curiosos en proporción con nuestra cultura; y Maurois, que la cultura es lo que queda después de haber olvidado lo que se aprendió. En cualquier caso no cabe la menor duda de que la cultura, ese mar al que siempre acaban dirigiéndose las almas inquietas, está íntimamente ligada a la lectura y de que el desarrollo de la capacidad de aprender a aprender, de aprender a pensar, ha de estar presente en cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje de nuestro tiempo. Alberto Manguel, uno de los autores de referencia de nuestro taller de escritura en Valencia, lo describe hermosamente en este pasaje de “Una historia natural de la curiosidad”, la obra que nos acompañará en nuestro próximo encuentro literario:

Aquel profesor sabía algo fundamental sobre el arte de la enseñanza. Un maestro puede ayudar a sus alumnos a descubrir territorios desconocidos, proporcionarles información especializada, ayudarles a crear una disciplina intelectual pero, por encima de todo, debe generarles un espacio de libertad mental en el que tengan la oportunidad de ejercitar la imaginación y la curiosidad, un lugar para aprender a pensar. Simone Weil dice que la cultura es “la formación de la atención”. Lerner nos ayudó a adquirir esa clase de atención indispensable para el aprendizaje. Sigue leyendo
A %d blogueros les gusta esto: