Tag Archives: Club de lectura Valencia

Club de lectura en Valencia: Masa y poder, de Elias Canetti

27 Nov

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE, tributos en curso. Tras la última recomendación literaria del Doktor in Faustus en nuestra escuela de escritura en Valencia, que estuvo protagonizada por una gran novela de Mijail Bulgákov: «El maestro y Margarita», llega a le sección de grandes clásicos de nuestro club de lectura, coordinada por Juan Agustín Vigil, otra de las obras más importantes del siglo XX: «Masa y poder«, de Elías Canetti.

 Club de lectura en Valencia de la escuela de escritura de LIBRO VUELA LIBRE. Juan Agustín Vigil. Grandes clásicos

Seguid las instrucciones de vuestro grupo de escritura si estáis trabajando con la clave p-3 de nuestro taller de novela y disfrutad de esta profunda y carismática obra de Elías Canetti, tan bien elegida por Juan Agustín Vigil para todos los seguidores de las recomendaciones de grandes clásicos de nuestro club de lectura en Valencia, mientras Raquel Peñalver, desde su sección dedicada a la literatura fantástica, prepara una nueva sugerencia para los amantes de la literatura de terror.

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. DOKTOR in FAUSTUS recomienda: “MASA Y PODER”, de Elías Canetti

  «Masa y poder», la obra de Elías Canetti elegida este mes para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE, es una de las obras más prominentes de la literatura universal del siglo XX.

  Esfuerzo de toda una vida (Canetti tardó treinta y cuatro años en llevarla a cabo), la idea surge en la adolescencia del autor, tras asistir en 1922 a una manifestación de obreros en protesta por el asesinato de Walter Rathenau, a manos de un grupo de ultraderechistas alemanes.

  También como rechazo profundo, casi visceral, de la obra “Psicología de las masas”, de Sigmund Freud.

  “Masa y poder” supuso para Canetti la obtención del Premio Nobel de Literatura (1981).

  La importancia y la calidad de esta obra hacen difícil (e injusta) la elección de solo tres  fragmentos, pues toda elección de una parte escamotea al conjunto su rigor. Algo así como si el cuerpo decapitado de un ajusticiado pudiera garantizar cómo eran las facciones del individuo. ¿Acaso una rodilla del Apolo de Belvedere sería suficiente para afirmar, con científica precisión, cómo es el contorno total de la escultura?¿El busto, seccionado del resto de la Venus de Botticelli, bastaría para transmitir con certeza infalible la belleza de sus facciones? ¿O tal vez el ojo izquierdo de Mona Lisa nos informaría con exactitud acerca de la morfología de las manos o de la elegancia del tocado de la bella mujer?

  En todo caso, siempre nos queda cierta sensación de censor, o de torpe cirujano.

  La lectura de esta obra dirige, sin recorrer un sendero excesivamente introspectivo, nuestra mirada hacia capas muy profundas de la psique, a los verdaderos “porqués” del comportamiento humano.

  Lo que sorprende al principio, y atrapa enseguida, es el descubrimiento del mundo como rito iniciático, la violenta caída del velo de Isis. Para que seamos conscientes de ello se hace imprescindible una objetividad inusual en la mirada, un alejamiento casi absoluto del pantanoso páramo del Ego. Y entonces, voilá, la extrañeza y el asombro se tornan en fascinación. Descubrimos el bosque secreto y ancestral que siempre estuvo ahí. que sigue estando ahí, delante de nosotros. Y nos identificamos como parte de él, nos integramos en él, en el vuelo de retorno hacia lo primitivo esencial. Y disfrutamos de la lectura.

  A destacar, por último, la apasionada lucidez de pensamiento del autor, capaz de desvelar gran número de motivaciones auténticas, ocultas tras la sibilina y civilizada multiplicidad de la máscara.

Ficha técnica de «Masa y poder», de Elías Canetti. Recomendaciones literarias para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE

  —TÍTULO ORIGINAL: “Masse und Macht” (1960)

  —DISEÑO DE LA PORTADA: Departamento de diseño de Random House Mondadori.

  —ILUSTRACIÓN DE LA PORTADA: “El triunfo de la muerte” (1560), de Pieter Brueghel el Viejo.

  —PRIMERA EDICIÓN: Junio 2005.

  —TRADUCCIÓN Y NOTAS: Juan José del Solar (cedidas por Galaxia Gutemberg y Círculo de Lectores, S.A.).

  —PRÓLOGO: Ignacio Echevarría (2005).

  —EDICIÓN: DEBOLSILLO.

 Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO UNO: PRÓLOGO DE “MASA Y PODER” (PÁGINA 52): Se trata de una alusión al concepto de Masa que, si bien pertenece a la novela Auto de fe (capítulo “El manicomio”, en boca del psiquiatra George Kien), la incluyo por esclarecedora.

  “No menos que por hambre o por amor, practicamos la llamada lucha por la vida con el fin de aniquilar la masa en nuestro interior. Pero ésta se robustece tanto bajo ciertas circunstancias que obliga al individuo a actuar de forma desinteresada o incluso en contra de sus propios intereses. La «humanidad» existía como masa ya mucho antes de ser inventada y diluida conceptualmente. Como un animal monstruoso, salvaje, ardiente y exuberante, la masa hierve y se agita en lo más hondo de nuestro ser, a mayor profundidad que las mismas Madres. Es, pese a su edad, el más joven de todos los animales, la criatura esencial de la Tierra, su meta y su futuro. Nada sabemos de ella, y vivimos, supuestamente, como individuos. No obstante, la masa se abate a veces sobre nosotros como una tempestad mugidor«, como un único y fragoroso océano en el que cada gota permanece viva  y desea lo mismo. Mas suele disgregarse pronto, devolviéndonos a nuestro estado habitual de pobres diablos solitarios. Y entonces nos resulta inconcebible recordar que alguna vez llegamos a ser tantos, tan grande y tan «Uno». «Enfermedad», dirá alguno, víctima de su propia inteligencia; «la bestia en el hombre», atenuará el cordero de la humanidad, sin sospechar cuán próximo a la verdad está su error. Entretanto, la masa prepara un nuevo ataque desde dentro. Y un buen día ya no volverá a disgregarse, quizá en un solo país al comienzo, y desde él se propagará a todos lados hasta que nadie pueda dudar de su existencia, porque ya no habrá Yo, ni Tú, ni Él, sino solo ella: la Masa”.

 Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO DOS: CAPÍTULO “ELEMENTOS DEL PODER” (APARTADO “PODER Y VELOCIDAD” —PÁGINAS 421, 422 Y 423).

  “Toda velocidad, en la medida en que forme parte del ámbito del poder, es velocidad en atrapar por sorpresa o apresar. En ambos casos, los animales fueron el modelo del hombre, que aprendió de las fieras depredadoras, del lobo sobre todo, a atrapar por sorpresa. A apresar dando un salto repentino le enseñaron los felinos; sus envidiados maestros fueron en esto el león, el leopardo y el tigre. Las aves rapaces combinan ambas capacidades: atrapar por sorpresa y apresar. (…) Estos animales sirven ya, desde muy temprano, como símbolos de poder. Representan ya sea a los dioses, ya sea a los antepasados del poderoso. Un lobo era el antepasado de Gengis Khan. El halcón Horus era el dios de los faraones egipcios. En los reinos africanos, los animales sagrados de la estirpe real son el león y el leopardo. De las llamas en que se incineraban los cadáveres de los emperadores romanos las almas de estos remontaban el vuelo y ascendían al cielo como el águila.

  Lo más veloz, sin embargo, es lo que desde siempre lo ha sido: el rayo. El temor supersticioso ante los rayos, contra los que no existe protección, está ampliamente difundido. Los mongoles temen sobre todo al trueno y al rayo. Cuando hay tempestad expulsan de sus yurtas a todos los forasteros, se envuelven ellos mismos en fieltros negros y se esconden dentro hasta que haya pasado. Entre los mongoles una amplia gama de prohibiciones sirve para ganarse el favor del rayo. Hay que evitar todo cuanto pueda atraerlo. El rayo  es a menudo el arma principal del dios más poderoso.

(…)

  Es sorprendente el número de soberanos que han caído fulminados por un rayo (…) Los relatos sobre el tema son numerosos entre los romanos y entre los mongoles. Ambos pueblos creen en un supremo dios del cielo, ambos tienen un sentido fuertemente desarrollado del poder. Conciben el rayo como una orden sobrenatural. Cuando fulmina, debe fulminar. Cuando fulmina a un poderoso, ha sido enviado por alguien aún más poderoso; funciona como el más rápido y repentino de los castigos, pero también el más evidente.

  (…)

  En todos los relatos contemporáneos sobre los mongoles se destaca su rapidez. Su aparición era siempre inesperada: surgían tan repentinamente como desaparecían, y reaparecían aún más repentinamente. Sabían utilizar incluso la precipitación de la fuga para el ataque; cuando sus enemigos creían que ya habían huido, se veían de pronto cercados  por ellos.

Desde entonces, la velocidad física como propiedad del poder no ha cesado de acrecentarse de todas las maneras posibles.

  (…)

  A la esfera del apresar pertenece una especie muy distinta de rapidez, la del desenmascaramiento. (…) Para ser eficaz el desenmascaramiento ha de ser súbito. Esta especie de velocidad podríacalificarse de dramática. El atrapar por sorpresa se limita en este caso a un espacio muy pequeño, se concentra. De máscara en máscara se pueden lograr desplazamientos decisivos de relaciones de poder. Se combate la simulación del enemigo con la propia. Un soberano invita a notables militares o civiles a un festín. De pronto, y cuando ellos menos esperan una muestra de hostilidad, son todos asesinados. (…) La rapidez del acontecimiento se agudiza al máximo, de ella sola depende el éxito del proyecto. El soberano, muy consciente de su permanente simulación, solo puede esperar siempre lo mismo del otro. Toda rapidez con la que él se le adelante le parecerá permitida e indicada. Le importará poco perjudicar a un inocente: resulta fácil equivocarse en el complejo mundo de las máscaras. Le irritará profundamente que por no actuar con rapidez se le escape un enemigo”.

Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO TRES: CAPÍTULO “EL SUPERVIVIENTE “ (APARTADO “EL SUPERVIVIENTE” —PÁGINAS 347, 348 Y 349).

  “El momento de sobrevivir es el momento del poder. El espanto ante la visión de la muerte se disuelve en la satisfacción de no ser uno mismo el muerto. (…). En la lucha por la supervivencia cada cual es enemigo del otro; comparado con este triunfo elemental, cualquier dolor es poca cosa. Importa, sin embargo, que el superviviente esté solo frente a uno o varios muertos. Se ve y se siente solo frente a uno o varios muertos, y al hablar del poder que ese momento le confiere, nunca deberá olvidarse que deriva única y exclusivamente del hecho de su unicidad.

  Todas las aspiraciones del hombre a la inmortalidad contienen algo del ansia de sobrevivir. El hombre no solo quiere existir siempre: quiere existir cuando otros ya no existan.

  (…) La forma más baja de supervivencia consiste en matar. Así como el hombre ha matado al animal que lo alimenta (…) querrá matar a cualquiera que se cruce en su camino y le haga frente con intenciones hostiles. Querrá abatirlo para sentir que él sigue existiendo y el otro ya no. Este, sin embargo, no deberá desaparecer del todo: a este sentimiento de triunfo le es indispensable que siga presente como cadáver (…). Este momento de la confrontación con el muerto al que acaba de abatir llena al superviviente de una fuerza de índole muy peculiar, que no puede compararse con ninguna otra. No hay momento que exija con tanta insistencia ser repetido (…). Frente a estos montones de caídos, el superviviente se yergue como un hombre privilegiado (…). Los muertos yacen por tierra, indefensos; él permanece en pie, y parece que la batalla se hubiera librado solo para que él sobreviva. La muerte ha sido desviada.

    (…) Todo el que haya participado en una guerra ha experimentado esta sensación de superioridad sobre los muertos. Puede que la disfrace de duelo por los compañeros caídos; pero estos son unos cuantos, y los muertos siempre muchos.

  La sensación de fuerza que le produce haberlos sobrevivido es en el fondo más intensa que el pesar que pueda sentir: es la sensación de haber sido elegido, entre muchos otros cuyo destino era manifiestamente igual al suyo. Por el simple hecho de seguir con vida se siente de algún modo el mejor (…). Quien consigue sobrevivir muchas veces pasa a ser un héroe. Es más fuerte y tiene más vida, y los poderes le son propicios”.

————————————————————————————————————————

                                    D. in F:“ Mi alma a cambio de una gran obra”.

Anuncio publicitario

Jose David Moncayo en el club de lectura de LIBRO VUELA LIBRE

30 Jul

Jose David Moncayo, autor de El hombre de los dientes blancos y antiguo integrante de los talleres de escritura creativa en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE y de la antología que recoge su selección de talentos, es el próximo invitado del club de lectura de su comunidad de escritores, que este verano, en sus recomendaciones de temporada, continuará combinando grandes obras de la literatura universal con publicaciones de autores que hayan formado parte de la apuesta por voces nuevas de sus cadenas literarias.

Jose David Moncayo en el club de lectura en Valencia y los talleres de escritura de LIBRO VUELA LIBRE

Recomendaciones en curso del club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE: entrevista a Jose David Moncayo

Club de lectura de LIBRO VUELA LIBRE: Bienvenido, Jose David. El hombre de los dientes blancos, tu reciente novela publicada, es la siguiente recomendación de lectura de la comunidad de escritores de LIBRO VUELA LIBRE este verano. Comenta, por favor, para los seguidores de sus cadenas literarias y para los escritores en formación que actualmente forman parte de sus talleres literarios cómo empezó tu vinculación con la palabra.

Jose David Moncayo: Desde pequeño estuve interesado en la lectura y escritura. Disfrutaba muchísimo cuando recibía libros por mis cumpleaños. Creo que por ese motivo hoy disfruto tanto con la literatura, pues viví los libros como regalos y juegos, y muchos de los personajes que encontré allí se convirtieron en mis grandes amigos.

Por otro lado, siempre tuve una gran imaginación. La lectura potenciaba aún más esa cualidad y por eso comencé a escribir. Tenía una libreta en la que escribía relatos y, al lado, dibujaba las escenas que describía. Pasaba mucho tiempo con mis libros y mis libretas.

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE: ¿Qué te aportan la escritura y la lectura actualmente?

Jose David Moncayo: La escritura me permite desarrollar mi parte creativa. Una vez que me siento delante de mi libreta u ordenador nacen nuevos mundos e historias que me sorprenden a mí mismo. Siento y noto cómo sienten cada uno de mis personajes y eso me hace sentirme libre y vivo.

Por otra parte, escribir se convierte cada vez más en una meditación, una pausa para encontrarme conmigo mismo y alejarme un tanto del estrés que genera la sociedad presente. En esos momentos vivo, sueño y veo otros mundos y todo se torna posible.

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE: ¿Sobre qué temas o en qué géneros te gusta más trabajar, Jose David? ¿Cómo es tu proceso creativo?

Jose David Moncayo: En mis relatos abundan todos los géneros. Siempre dejo salir las ideas y, una vez las veo en el papel, decido darles forma y hacerlas evolucionar en uno u otro camino.

Creo que escribir es un arte y hay que dejar salir al artista. Cada historia o relato lleva su propio ritmo y me gusta dejar que esas ideas fluyan libres. Ya llegará el momento de las correcciones y el proceso crítico más adelante.

Club de lectura de LIBRO VUELA LIBRE.: ¿Qué te motivó a escribir El hombre de los dientes blancos? Háblanos de tu novela, de sus peculiaridades, de sus principales características.

Jose David Moncayo: El hombre de los dientes blancos me sorprendió a mí mismo, incluso siendo el escritor. Desde la primera página me dejé llevar y la obra fue desplegándose ante mí y creándome cierta inquietud.

Es cierto que suelo leer sobre todos los géneros aunque el terror no suele abundar. En esta novela se dan ciertos episodios terroríficos y abunda también el amor, el valor y el sexo y el esoterismo. Una de las más grandes satisfacciones que me ha otorgado esta novela es el haber podido aunar varios géneros en una sola obra. Considero que, gracias a esta combinación, la obra presenta una clara dualidad y lucha entre el bien y el mal, el ser bueno o ser malo, vencer o declararse vencido.

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE: Enhorabuena por la publicación de tu novela, que está teniendo muy buena acogida, Jose David. Para finalizar esta entrevista con la que queremos invitar a leer este verano El hombre de los dientes blancos, ¿qué proyectos literarios tienes en este momento?

Jose David Moncayo: Tengo varias novelas por finalizar. En su momento tuve que dejarlas y más tarde, en lugar de continuarlas, comencé con otras obras u otros proyectos. Una vez se detiene un proceso de escritura es difícil retomarlo, al menos en mi caso, pero necesito hacer el ejercicio de ponerme de nuevo con esos proyectos pendientes. Me gustaría finalizar una de estas novelas a lo largo de este año. Siento que es un crimen tener a aquellos personajes suspendidos sin más, en esa especie de limbo. Sobre todo a algunos de ellos.

El hombre de los dientes blancos, fragmento escogido para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE:

Visita el siguiente enlace de nuestra comunidad de escritores para leer un fragmento de El hombre de los dientes blancos

Club de lectura de verano: Scott Fitzgerald en Doktor in Faustus

28 Jul Club de lectura de verano de los cursos de escritura de Libro vuela libre en Valencia

Club de lectura de verano, recomendaciones de temporada de los talleres de escritura de Libro vuela libre: Los sonrientes, del escritor estadounidense Scott Fitzgerald, es la última recomendación literaria de Doktor in Faustus, una de las secciones del club de lectura Libros de Papel que actualmente está sugiriendo las lecturas de verano de nuestras comunidades literarias en Valencia.

Club de lectura de verano de los cursos de escritura de Libro vuela libre en Valencia

Disfrutad en este momento tan propicio para la reflexión, en el que el foro de creatividad de Libro vuela libre también acaba de sumar a sus propuestas veraniegas un interesante debate sobre creatividad y cambio, de esta obra de Scott Fitzgerald recomendada por Doktor in Faustus y Juan Agustín Vigil, el responsable de dicha sección de nuestro club de lectura cuyo lema es: “Mi alma a cambio de una gran obra”.

 La nueva propuesta de Doktor in Faustus para el club de lectura de verano de Libro vuela libre: Los sonrientes, de Scott Fitzgerald

Se trata de una de las primeras tentativas del autor de obras tan brillantes como “El gran Gatsby”,  “Suave es la noche” o la inconclusa “El último magnate”.

El joven escritor en ciernes (Fiztgerald tenía 23 años) nos deleita con este cuento en el que plantea un curioso enigma, no resuelto  aún en este inquietante año de gracia de Nuestro Señor de 2020:

¿Por qué esa obcecación en el ser humano por mostrarse sonriente?; y mejor aún: ¿Qué se esconde detrás de tanta blancura de escayola?

D.I.F.: “Mi alma a cambio de una gran obra”

Ficha técnica de esta edición recomendada de Los sonrientes en el club de lectura de verano de nuestros talleres de escritura:

  • “EL PRECIO ERA ALTO”, selección de cuentos de Scott Fitzgerald.
  • Título original: “The Price was high” (Copyright 1979, by Frances Scott Fitzgerald Smith)
  • Título del cuento seleccionado: “LOS SONRIENTES”(publicado por la revista The Smart Set, en junio de 1920)
  • Traducción de Marcelo Cohen (1981)
  • EDITORIAL BRUGUERA  (1ª edición: febrero, 1982)

Las tres puertas de entrada de Doctor In Faustus para Los sonrientes, de Scott Fitzgerald:

Club de lectura de verano de los talleres de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Primera puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 13 del volumen El precio era alto:

«¡Todos conocemos ese momento de exasperación!

Hay veces en que uno sería capaz de decirle a la viejecita inofensiva que vive al lado lo que realmente piensa de su cara: que más le valdría trabajar de enfermera nocturna en un asilo para ciegos; en que le preguntaría al sujeto que está esperando desde hace diez minutos si no se siente acalorado de tanto haber perseguido al cartero por toda la manzana; en que le sugeriría al camarero que si el hotel descontara un céntimo por cada grado que alejaba a la sopa de su condición de tibia, le estarían debiendo medio dólar; en que —y esta es la prueba infalible de la genuina exasperación— una sonrisa provoca el mismo efecto que la camiseta roja de un magnate petrolero  en el marido de una mujer de pueblo.

Pero el momento pasa. Pueden quedar cicatrices en el perro, el cuello de la camisa o el auricular del teléfono, pero el alma ha vuelto a instalarse en su sitio, entre el extremo inferior del corazón y el borde superior del estómago, y vuelve a reinar la paz.

Sin embargo, el diablillo que abre la ducha de la exasperación, al parecer usó el agua tan caliente cierta vez, durante la adolescencia de Sylvester Stockton, que éste nunca se atrevió  a entrar de nuevo para cerrarla, y en consecuencia jamás ha existido un actor de carácter aficionado en el teatro victoriano tan acosado y atosigado por los hechos cotidianos de la vida como Sylvester a los treinta años.»

Club de lectura de verano de los talleres y cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Segunda puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 14 del volumen El precio era alto:

«Había estado enamorado de Betty Tearle a los veinte años. Pero había acabado por deprimirla. Se había dedicado a analizar misantrópicamente  cada comida, viaje o comedia musical que habían compartido, y en las pocas ocasiones en que ella había intentado mostrarse particularmente agradable con él —deseable, habría opinado una madre—, él había entrevisto motivos ocultos y se había sumido en una bruma aún más densa que la acostumbrada. Un día, ella le  advirtió que se volvería loca si se atrevía a depositar tanto pesimismo en su salario.

Y desde entonces ella no había dejado de sonreír, con una sonrisa inútil, insultante, encantadora.

—¡Hola, Sylvo! —gritó ella.

—Ah, hola Betty.

Hubiera preferido que no le llamara Sylvo; parecía el nombre de un mono o algo por el estilo.

—¿Cómo te va la vida?  —preguntó ella alegremente—. No muy bien, supongo.

—Oh, sí —respondió él con rigidez—. Vamos tirando.

—¿Sumándote a la feliz multitud?

—Sí, por desgracia. —Miró a su alrededor—. Betty, ¿por qué son felices? ¿De qué sonríen? ¿Qué es lo que les hace sonreír?

Betty le dirigió una centelleante mirada de radiante diversión.

—Tal vez las mujeres sonríen porque tienen dientes hermosos, Sylvo.

—Tú sonríes —continuó Sylvester con cinismo— porque estás cómodamente casada y tienes dos hijos. Imaginas que eres feliz, por lo tanto supones que todos los demás lo son.

Betty asintió.

—Quizás hayas dado en el clavo, Sylvo. —El chófer echó una mirada hacia atrás y ella le hizo una seña—. Adiós.

Sylvo la contempló con una punzada de envidia que se trocó en exasperación cuando la vio volverse y sonreírle una vez más. Después el coche se perdió entre el tráfico y con un profundo suspiro, él devolvió su bastón a la vida y continuó su paseo.»

Club de lectura de verano de los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Tercera puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 22 del volumen El precio era alto:

   «Sylverster Stockton se movió inquieto en su cama. Grande como era, la habitación lo sofocaba, y la brisa que se filtraba, envuelta en un rayo de luna, sólo parecía acarrear las preocupaciones del mundo al que debía enfrentarse a la mañana siguiente.

<<No comprenden —pensó—. No ven, como yo, la miseria que hay debajo de todo este maldito mundo. Su optimismo está vacío. Sonríen porque creen que siempre van a ser felices>>.

—Oh, ya está bien —murmuró soñoliento—. Mañana iré a Rye y soportaré más sonrisas y más calidez. En eso consiste la vida. Sólo en sonrisas y calidez, sonrisas y calidez…»

 

D. I. F.: “Mi alma a cambio de una gran obra”

Ensayos recomendados: Del paro al ocio

7 Jun Ensayos recomendados por el club de lectura del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre

   Ensayos recomendados por las comunidades literarias y los talleres de escritura de Libro vuela libre: Del paro al ocio, un lúcido ensayo del escritor Luis Racionero, es la obra seleccionada este mes por El rescatador de libros, la sección del club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE de la que es responsable Jose Luis Blanco Seguí.

 

Ensayos recomendados por el club de lectura del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre

Con la edición en papel de Anagrama de esta obra de Racionero elegida por el responsable de El rescatador de libros en esta ocasión, nuestra comunidad de escritores quiere volver a rendir tributo al pensamiento de este autor español, recientemente desaparecido, que ya inspiró dos de las actividades literarias de la clave LR-34 de nuestro taller de escritura.

Disfrutad de esta magnífica obra, Premio Anagrama de Ensayo en 1983, que hoy nos vuelve a invitar a reflexionar sobre nuestra realidad y que, como bien señala el responsable de esta sección de nuestro club de lectura dedicada a rescatar luminosas ediciones en papel, está repleta de valiosas ideas sobre el problema del paro y la crisis de valores, y propone un cambio de mentalidad, un nuevo punto de vista ético y filosófico, puesto que el capitalismo, nacido en la mentalidad puritana laboralista del protestantismo nórdico, ha llegado, por la dialéctica de la historia, a su propia negación.

Del paro al ocio, de Luis Racionero. Puertas de entrada del ensayo recomendado por nuestro club de lectura en curso:

Ficha de lectura: 

DEL PARO AL OCIO

Autor: Luis Racionero

Editorial Anagrama

XII Premio Anagrama de Ensayo

Ensayos recomendados por el club de lectura en Valencia de los talleres de escritura de Libro vuela libre: Del paro al ocio, de Luis Racionero. Primera puerta de entrada:

“El actual sistema económico es bárbaro, porque sus valores y fines son distintos a los prevalentes en todas las culturas civilizadas que en el mundo han sido. En primer lugar, porque valora por encima de todo y pone como finalidad de la vida el éxito medido en dinero: -Tanto tienes, tanto vales-.

El postulado de los economistas liberales ingleses y de sus ideólogos, los filósofos utilitaristas de la escuela de Bentham, es que si cada persona persigue su interés individual y compite con los demás, se producirá en el conjunto de la sociedad el máximo rendimiento del sistema económico.

Desde un punto de vista político y social se debe demostrar repetidamente que una economía en desarrollo continuo no es un éxito, sino un cáncer, y que el despilfarro que se permite en nombre de la competencia y con ayuda de la publicidad debe detenerse. La economía debe verse como una rama de la ecología; y la producción, distribución y consumo deben realizarse por empresas o grupos con la misma elegancia y mesura que se ve en la Naturaleza. Desde el punto de vista de la comunidad se trata de despertar el poder de renunciación; cuando un número suficiente de personas se nieguen a cambiar de coche o televisor cada tres años, el actual sistema de consumo variará radicalmente. Sin embargo es difícil renunciar antes de tener, por eso el proceso puede llevar años.”

Ensayos recomendados por el club de lectura del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre: Del paro al ocio, de Luis Racionero. Segunda puerta de entrada: 

“El problema del paro es un residuo de la mentalidad decimonónica; tal como se está abordando es insoluble, porque se aplican esquemas teóricos de hace un siglo a situaciones de facto radicalmente nuevas. El problema del paro se enfoca con mentalidad puritana siguiendo en la más pura tradición calvinista de ascetismo protestante, a pesar de que las condiciones objetivas han pasado de una economía de escasez a una de abundancia. Mientras se mantenga el puritanismo protestante, el laboralismo bíblico de –ganarás el pan con el sudor de tu frente- en una sociedad de desodorantes, el paro será el espurio problema insoluble que nosotros mismos estamos creando.»

Club de lectura: ensayos recomendados por el taller de escritura en Valencia y las comunidades literarias de Libro vuela libre: Del paro al ocio, de Luis Racionero. Tercera puerta de entrada: 

«Se entrará entonces en la cultura del ocio, que es el verdadero problema de nuestro tiempo: ¿Cómo educar la sociedad entera para una cultura que cultive el ocio tal como lo practicaron en minoría lo griegos y los humanistas del renacimiento? ¿Cómo disfrutar del ocio todos, no solo los ricos ciudadanos, dejando el papel de esclavos y de obreros a las máquinas?

Recordar una de estas propuestas de los derechos humanos de la sociedad postindustrial elaborados por Richard Farson; el autor habla en primera persona:

1º.- Derecho al Ocio, punto seguro para partir de él, se trata aquí de una sociedad en la cual ocio no significará tiempo libre, sino derecho a no trabajar y, así y todo, seguir siendo considerados seres humanos…

2º.-Derecho a la Belleza, le gente está empezando a rebelarse contra la fealdad que le rodea, acabar con los carteles publicitarios, Belleza, cultura y vida no serán compartimentos separados.

3º.-Derecho a la Salud, volver a definir lo que es salud, no simplemente como ausencia de enfermedad, sino como lo opuesto a enfermedad, una condición positiva de bienestar, vigor, fuerza, coordinación, tranquilidad, etc. Seguir leyendo

Los hermanos Karamazov en el club de lectura Luna de Papel

25 Nov

El club de lectura en Valencia Luna de Papel trae esta semana al panel de recomendaciones en curso de nuestro taller literario un clásico escrito por uno de los mejores representantes de la novela rusa: Fiódor Dostoyevski.

Recomendaciones del club de lectura en Valencia Luna de Papel

Tres pequeños cofres de madera, tres dilemas y los debates éticos de Los hermanos Karamazov , la última novela que escribió este gran maestro del realismo ruso, darán que hablar en los próximos torneos literarios de LIBRO, VUELA LIBRE a los seguidores  de la clave 490 y ocuparán un lugar destacado en nuestros tributos a los grandes novelistas rusos del siglo XIX.

Visita la primera galería de fragmentos de los ejercicios de escritura de la clave 490 y aguarda las instrucciones, los cofres y los dilemas literarios que le correspondan, en el próximo sorteo de claves, a tu grupo.

Club de lectura en Valencia de LIBRO, VUELA LIBRE. Galería de ejercicios de escritura de la clave 490

Taller literario: puzles y ejercicios de escritura de la clave 490. Tributos a los grandes maestros de la literatura rusa en curso. Fiódor Dostoyevski, Los hermanos Karamazov, fragmento 1:

«Iván Fedorovitch avanzó hacia el tribunal con extraña lentitud, sin mirar a nadie y con la cabeza baja, como si se hallara entregado a sus reflexiones. Vestía muy correctamente, pero impresionaba su aspecto enfermizo y el color terroso de su rostro; parecía un moribundo. Tenía la mirada turbia. De pronto, alzó los ojos y miró lentamente a su alrededor, contemplando al tribunal y al público.»

Recomendaciones del club de lectura en curso. Ejercicios de escritura de la clave 490. Puzles literarios y tributos a los grandes maestros de la narrativa rusa. Fiódor Dostoyevski, Los hermanos Karamazov, fragmento 2:

«Iván le escuchaba en silencio, contemplándole con su turbia mirada. De pronto, sus labios esbozaron una sonrisa, y tan pronto como el presidente hubo concluido de hablar, soltó una carcajada

Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: