PANEL 7×4. Curso de escritura, experiencias creativas de la clave P-7

13 Nov

Curso de escritura creativa Valencia

   Los torneos literarios de LIBRO, VUELA LIBRE regresan esta temporada a nuestro  curso de escritura con la primera propuesta de juegos y actividades literarias de la clave P-7, que inaugurará, con dos desafíos a la imaginación, las experiencias creativas del panel 7×4 de nuestro taller en Valencia.

Un banco de imágenes, otro de fragmentos y dos opciones de juego que se sortearán entre los diferentes grupos del taller serán el punto de partida de un  viaje colectivo a la ficción del que se harán eco, próximamente, nuestras comunidades literarias.

Taller de escritura en curso: galería de imágenes y fragmentos de la clave P-7

Opción A del panel de escritura 7×4. Galería de imágenes en curso:

Curso de escritura ValenciaCurso de escritura creativaCursos de escritura creativaTaller ValenciaTaller de escrituraTalleres ValenciaCursos de escritura Valencia

Opción B del panel de escritura 7×4. Banco de fragmentos en curso:

Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Oscar Wilde, fragmento de “El retrato de Dorian Gray”
“Somos castigados por nuestras negaciones. Todos los impulsos que queremos desechar toman fuerza en nuestra mente y la envenenan. El cuerpo peca una vez y se libra de ese pecado, porque la acción es un modo de purificación. No queda en nosotros más que el recuerdo del placer o la lujuria del arrepentimiento. LA ÚNICA FORMA DE VENCER UNA TENTACIÓN ES DEJARSE ARRASTRAR POR ELLA. Resistirla es hacer que el alma desee todas las cosas que se ha prohibido a sí misma y tenga apetencia por lo que sus monstruosas leyes han hecho monstruoso e ilegal.
Alguien dijo que los grandes acontecimientos del mundo tienen lugar en el cerebro. Y es en el cerebro, y solamente en él, donde también tienen lugar los grandes pecados. Usted, míster Gray, usted mismo, con su juventud rosa, habrá tenido pasiones que le hayan asustado, pensamientos que le hayan llenado de terror, días y noches de ensueño cuyo solo recuerdo le hace sentir vergüenza…!”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Julio Cortázar, fragmento de “El examen”
“Las influencias, los prejuicios disfrazados de experiencia. Lo malo es que eran necesarios, lo malo es que eran buenos. Y lo bueno es que a la larga resultaron malos. Mira, no es fácil explicarlo, pero te puedo dar una idea. Tuve un par de amigos que me querían mucho, creo que por eso mismo no elogiaban casi nunca mis cosas y tendían a criticarlas con una sacrificada severidad. No podía esperar bocas abiertas ni en uno ni en otro. Me señalaban todas las patinadas de pluma, todo lo inútil; veían en mí como un deber a corregir. Eso me obligó, por lealtad y agradecimiento, a cerrar las canillas mayores y dejar el chorrito de agua.”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Nikos Kazantzakis, fragmento de “Zorba el griego”
“Era un amanecer luminoso. Soplaba fuertemente el Siroco: hasta el cafetín portuario llegaban las salpicaduras del oleaje. Las puertas vidrieras estaban cerradas, el local olía a emanaciones humanas y a infusión de salvia. Afuera hacía frío, el aliento empañaba los vidrios. Cinco o seis marineros, que habían estado en vela toda la noche, abrigados con blusas de piel de cabra bebían café o salvia y contemplaban el mar a través de los turbios cristales. Los peces, aturdidos por la violencia del oleaje, se habían refugiado en aguas tranquilas de las profundidades y esperaban que arriba renaciera la calma.”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Franz Kafka, fragmento de “Primer mal”, de Meditaciones.
“Profundamente asustado se levantó el empresario y preguntó lo sucedido, y al no recibir respuesta, subió al banco, le acarició y juntó su cara con la del trapecista, de tal manera que también él fue bañado por las lágrimas de éste. Pero no fue sino tras muchas preguntas y adulaciones que dijo el trapecista; «¡Sólo con esa única barra en las manos, ¿cómo puedo vivir?!» Entonces le fue ya más fácil al empresario consolar al trapecista; prometió telegrafiar inmediatamente desde la próxima estación al próximo lugar de actuación para solucionar lo del segundo trapecio; se hacía reproches por haber dejado trabajar tanto tiempo al trapecista en un solo trapecio, y le daba las gracias y le elogiaba mucho por haberle hecho ver al fin su falta. Así consiguió el empresario tranquilizar lentamente al trapecista y pudo regresar de nuevo a su esquina. Pero él mismo no se había tranquilizado; con gran preocupación observaba furtivamente por encima del libro al trapecista.”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Ernest Hemingway, fragmento de “El viejo y el mar”.
“Probablemente había empezado a hablar en voz alta cuando se había ido el muchacho. Pero no recordaba. Cuando él y el muchacho pescaban juntos, generalmente hablaban únicamente cuando era necesario. Hablaban de noche o cuando los cogía el mal tiempo. Se consideraba una virtud no hablar innecesariamente en el mar y el viejo siempre lo había considerado así y lo respetaba. Pero ahora expresaba sus pensamientos en voz alta muchas veces, puesto que no había nadie a quien pudiera mortificar.”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7. Fiodor Dostoyevski , fragmento de “Crimen y castigo”.
“Me gustaría saber qué es lo que asusta más a las personas; yo creo que lo que especialmente las intimida es aquello que se aparta de sus costumbres… Pero divago demasiado. Y como divago, no hago nada. Verdad es que también podría decir: divago porque no hago nada. Hace más de un mes que he tomado la costumbre de divagar tumbado días enteros en un rincón, llena la cabeza de tonterías. Veamos. ¿Con qué objeto doy ahora este paseo? ¿Acaso soy capaz de “aquello”? ¿Acaso es serio “aquello”? No es completamente serio. Son pamplinas que distraen mi imaginación, ¡puras quimeras!”
Curso de escritura creativa ValenciaCurso de escritura creativa en Valencia, actividades literarias de la clave P-7.Anton Chéjov, fragmento de “Relato de un desconocido”.
“Yo no insulto ni elogio a nadie, pero permítame que le diga una cosa: la alta sociedad y la baja son a cual peor. Me opongo a ellas con el corazón y con la cabeza, pero mis gustos están del lado de la primera. Y en lo que respecta a las anomalías del matrimonio —prosiguió Orlov, después de consultar el reloj—, ya es hora de que vaya entendiendo que no hay anormalidades de ningún tipo, sino más bien, al menos de momento, una serie de vagas exigencias al matrimonio. ¿Qué esperan ustedes del matrimonio? En la convivencia legítima e ilegítima, en todas las uniones y cohabitaciones, buenas y malas, la esencia es la misma. Ustedes, las damas, viven sólo para esa esencia, que significa todo para ustedes, pues sin ellas su vida carecería de sentido. No necesitan nada más que esa esencia, así que la toman, pero desde que han empezado a leer novelas, les da vergüenza tomarla y van de un lado para otro, cambiando de pareja con la mayor imprudencia, y, para justificar ese barullo, hablan de las anormalidades del matrimonio.”


LIBRO, VUELA LIBRE

Comunidades literarias de LIBRO, VUELA LIBRE / Actividades ocio Valencia / Torneos literarios / Cursos de escritura creativa / Actividades literarias / Curso de escritura creativa / Clave P-7 / Cursos y talleres de escritura / Desafíos a la imaginación / Cursos Valencia gratis / Experiencias creativas del panel 7×4 / Cursos Valencia / Banco de imágenes en curso /  Taller de escritura creativa / Fragmentos de la clave P-7 /  Talleres de escritura creativa / Sorteos literarios / Taller de escritura / Actividades amigos valencia / Taller en Valencia / Encuentros literarios LIBRO, VUELA LIBRE 

Anuncios

21 comentarios to “PANEL 7×4. Curso de escritura, experiencias creativas de la clave P-7”

  1. Fifí bigotes tristes 18 de diciembre de 2017 a 11:31 #

    Las caras. Los rostros. Las personas que están detrás de esas caras y rostros.
    ¿También se sentirán que son parte mía?
    Las llevo a todas. Porque todas son parte de mi todo.
    Porque me reconozco en cada una.
    A veces, cuando veo el pasillo oscuro de tanta oscuridad, todas esas caras flotan para dormir en mi cara.
    Que en mi mejor cara, mueren todas las demás. O no.
    O sí. O que se yo.
    Que no se cual de todas tengo que ponerme esta mañana. Y es entonces que me miro solo de reojo en el espejo y lo escupo.
    Por no reflejar la cara que en realidad hubiese querido tener.
    ¿Y qué cara hubieras querido que tenga por la mañana?
    Seguro que elegirías la más razonable, pero justo no estaba. Esa se fue.
    ¿Qué le paso a tu cara?
    Escucho esta pregunta una y mil veces.
    Son las caras de mi alma, te respondo, cambiando la cara.
    ¿Qué le paso a tu cara?
    Escuchas esta pregunta una y mil veces.
    No hay respuesta.
    He descubierto que no tienes cara.

    Fifí bigotes tristes

    • Harry 25 de diciembre de 2017 a 15:56 #

      Tropezó tres veces antes de alcanzar la puerta, y tres fueron las veces que había logrado postergar su muerte.

      “Srrgh” chirrió el pestillo. Aunque aún podía escuchar los gritos tras el portal, no era capaz de ver nada.

      Con cuidado, extrajo el crisol del recipiente y alzándolo por encima de su cabeza, pronunció las sagradas palabras: “Veltar et deuris ox”

      Tras estas, una lengua de fuego nació en su interior. Con el azote del frío no menguaba, sino que cobraba fuerza, llegando a iluminar toda la sala. Lo que vio a continuación, le pudo hacer enloquecer.

      Miles de cuerpos le apuntaban. Todos pendían, sujetos por una fuerza desconocida, a un par de palmos del suelo, y todos ellos, mostraban con idéntica expresión, un rostro que bien conocía. Ese rostro era el suyo.

      Más allá de la formación, tras las interminables hileras que se extendían bajo los planetas en el espacio, un trono se alzaba, y en este, una figura yacía encorvada.

      Avanzaba, el tiempo corría, y la distancia seguía siendo abismal. Desde lo alto, el encapuchado le sonreía con malignidad. En su mano, envuelta por desgastados atavíos, una copa dorada colgaba, y del borde, un líquido negruzco sobresalía.

      Estaba cerca, pues ya podía escuchar las carcajadas que lanzaba aquel horrendo ser. Solo necesitaba un poco más de tiempo y todo habría acabado. No lo tuvo.

      Trastocado por un instinto macabro, el figurante había vertido el contenido sobre la escalinata, que comenzaba ahora a desaparecer junto con la propia Realidad, la cual se consumía, inundada por un nuevo universo, y un nuevo significado de todas las cosas.

      Harry

  2. Marisol 29 de diciembre de 2017 a 18:34 #

    Siento

    Siento que la energía me ha sido arrebatada; siento que estoy en un planeta perdido. Lo siento de veras, y con mis ojos gachos rastreo el camino hacia mi casa.
    El ambiente despide un vapor con olor a bazofia podrida; me cuesta respirar y mis pies se hunden en agua viscosa y sanguinolenta. Siento pasar por mi lado cuerpos difusos, niños menesterosos y mujeres chabacanas. Se acerca la noche con sus fantasmas oscuros y macabros. Apuro mis piernas y levanto la cabeza. El aire se inmoviliza alrededor de mí. Ahí están. Los veo. Rostros de hombres calvos. Son cientos. Todos iguales. Siento sus ojos punzantes en mi cuerpo maltratado. Me rodean. Grito. Corro y veo puertas. Empujo la de color blanco y salgo al monte. Respiro y veo una negra nube que avanza amenazante, se mueve como una serpiente, lenta. Siento que me enrosca zarandeándome. Me lanza por el precipicio. Despierto. Me levanto, y con mi cabeza erguida como las víboras vigilo, te vigilo…

    MARISOL

  3. Betty boop 31 de diciembre de 2017 a 16:53 #

    Y SI FUERA CIERTO POR, BETTY BOOP

    Han pasado dos o tres meses, no estoy muy segura. El tiempo en la abadía se mide por la luz que entra y desaparece de entre los barrotes de mi celda. La decoran un catre de madera y un intento de espejo por lo opaco que se muestra. Apenas me permiten hablar, solo los rezos se escuchan. ¿Cómo he llegado hasta aquí? Lo único que recuerdo son las ataduras sujetando mis muñecas.
    Creo que son treinta o cuarenta los hermanos, como se hacen llamar, que me acompañan día a día. Todos visten túnicas negras y su pelo ha sido rapado en señal de humildad. Nadie es más que nadie. Pero es curioso, de entre todos ellos uno llama mi atención, destaca por su pequeño bombín. Un rebelde, como yo.
    Cada día dirige mis pasos hasta las tres puertas; una verde, otra blanca y la tercera roja. Debo escoger, de ello depende mi recompensa; comida, ducha caliente y la más deseada; el paseo. Puede que sea un juego, un experimento al que soy sometida o quizá ni siquiera esté allí y todo sea fruto de mi imaginación. Lo cierto es que una de esas puertas me hace libre. En ella encuentro: árboles, flores perfumadas y el esperado gran lago de aguas cristalinas donde una barca me llevará al otro lado.
    El misterioso hombrecillo del bombín me acompaña en el recorrido, se limita a remar sin comentarios ni gestos. Corto se me hace el trayecto. Al final del viaje el grupo de negro espera para llevarme de vuelta a mi exilio. Grito, suplico, arrastro mis pies aunque no consigo ningún cambio. Al llegar a la celda observo mi cuerpo desnudo frente al espejo. ¿Cómo es posible? Esa chica no soy yo, no tiene rostro. Dos caras descansan en sus manos. Pasados unos segundos escoge. Hoy estaré feliz. Mañana, desde mi demencia será otro día.

  4. Laila Idriss 1 de enero de 2018 a 22:04 #

    Mosaico

    Irene dejó la lectura y miró absorta el móvil. Lo alzó y lo sopesó como queriendo extraerle su enigma. —Es curioso—dijo—, tanta información y no sabemos nada. El martilleo pertinaz de noticias adormece millones y millones de rostros de todo el mundo.
    Sí,—respondió él— el planeta es una perversa medusa y cada uno de sus tentáculos vibra con las dos caras de Jano de destrucción y creación.—Joan hablaba mirando por la ventana. Fuera, el río seguía su curso tranquilo y una barca flotaba, ajena. Irene suspiró.
    —Refugiados, cayucos, impávida armonía de un mundo ciego con humildes destellos de luz, reflejo todo de un abigarrado mosaico, esa es la visión.
    Él dio una calada al cigarro —una es la orilla tenebrosa, donde anida el miedo y en la otra, el mundo revienta de felicidad; unos aman, otros destruyen—. Giró hacia ella un semblante taciturno —¿Y nosotros, qué haremos nosotros?
    Ella permaneció callada un rato. Después, acariciándole la cara —nosotros?, nosotros cultivaremos la esperanza. Abriremos la puerta a nuestros corazones hacia un mundo más humano.
    Y así, cogidos de la mano, salieron de la casa y se enfrentaron a la confusión del mundo con una luz distinta en sus miradas. No sería fácil, pero eran jóvenes y estaban decididos a intentarlo.

    Laila Idriss

  5. Evy 4 de enero de 2018 a 1:48 #

    Sonríe.

    No dejes de hacerlo.

    Sonríe aun cuando por dentro estés rota, aun cuando el dolor sea tan intenso que sientas que te asfixia.

    Sonríe porque es lo socialmente correcto.

    ¿No lo ves?

    Estas ciega entonces.

    Abre los ojos.

    Debes fingir ser feliz.

    ¿O acaso quieres estar sola?

    No, no quieres.

    Nadie quiere.

    Sonríe.

    Sonríe aun cuando sientas que la carga sobre tus hombros es demasiado pesada para seguir adelante, aun cuando solo desees llorar.

    Sonríe porque es la única forma en la que lograrás protegerte.

    Esconde tus sentimientos.

    No dejes que nadie vea tu verdadero yo.

    Solo se uno más.

    Sonríe.

  6. Medea 5 de enero de 2018 a 15:17 #

    —¡Era todo mentira, mentira! ¡No me quería, jamás lo hizo! Me engañó, simplemente, nada más. Me mentía a la cara. ¡Nos mentía a todos! Y ahora se ha ido, ¡nos ha dejado!.
    —Bueno, es cierto que nos mintió, pero creo que en el fondo tenía toda la razón del mundo para hacerlo.
    —¿Tú también, abuelo? ¿No le odias?
    —Odiarle… No, eso no, Mateo. Eso nunca. Tenía dos caras, eso no te lo niego. Una que nos mostraba al resto y otra que sólo era para él. No es fácil, ¿sabes? A veces hay que tomar decisiones, mentir, herir a los demás. Nos lo ocultó a todos, no lo supimos hasta que fue demasiado tarde. Nos hizo daño a todos, pero también nos ahorró mucho sufrimiento.
    —¿Por qué a mí? ¡Que les haga daño a los demás, pero no a mí! No es justo. Yo no tengo dos caras, yo soy siempre yo. ¡Pero él no, él nunca!
    —Mateo, cálmate. Hemos de afrontar esto. Es una valiosa lección. La gente a veces es diferente por dentro y por fuera. Simplemente elegimos qué lado mostrar. Él eligió mostrar el amable. Y guardar todo lo malo. Es muy posible que lo pasara peor que tú.
    —No, seguro que no. No es justo. Él se fue, no yo. Yo me hubiese quedado.
    —Vamos, deja de llorar. No te preocupes, ya ha pasado todo. Ahora mismo necesitamos estar juntos, ¿sabes? La abuela tampoco lo lleva bien, y aún así siempre sonríe. ¿Ves? Ella también tiene dos caras, Mateo. Y permanece serena y tranquila para nosotros, pero por dentro… Bueno, ésta es otra lección. Lo que una mujer siente por dentro es uno de los mayores secretos del universo. Un hermoso secreto.
    —Es muy injusto, abuelo.
    —Hijo, el cáncer no es justo. Es una enfermedad muy mala.
    —Le echo de menos.
    —Y yo. Anda, vamos. Van a cerrar, y no creo que quieras quedarte a solas en el cementerio, ¿verdad?
    —No, abuelo, vámonos. Adiós papá.
    —No digas adiós, Mateo. Di mejor “Hasta pronto”.

  7. Grace Kelly 5 de enero de 2018 a 19:15 #

    DECISIONES

    La maternidad había transformado sus rasgos. No sólo sus formas eran ahora más redondas, también su rostro, hasta entonces hermético, indicaba a cada instante dónde se hallaba su pensamiento. Si el bebé lloraba, la preocupación le fruncía el ceño; si sonreía desde la cuna, su sonrisa iluminaba toda la habitación.

    Desoyó a aquellos que le desaconsejaron criar un hijo a solas. Ciertamente, aquello tenía sus momentos oscuros. No sólo las grandes decisiones, sino también los pequeños dilemas cotidianos se convertían en arduos trances. ¿Leche materna o biberón? ¿Rapar la cabeza al cero al niño para que le crezca pelo más fuerte, como proclamaba orgullosa su anciana tía, o dejarlo crecer libre? A veces se sentía perdida, como si tuviera que elegir una salida entre varias puertas, una suprema opción entre el bien y el mal.

    Sin embargo, se había embarcado en la aventura más audaz que nadie pudiera imaginar. Se encaraba al mayor reto de los vividos en sus cuarenta y dos años. Y estaba dispuesta a sortear cualquier obstáculo que surgiera en el camino.

    El teléfono interrumpió sus reflexiones. Contestó con afirmaciones cortas, cada vez más quedas. Colgó pensativa. La llamada procedía del banco de esperma con el que contactó dieciocho meses atrás para someterse al proceso de fecundación in vitro. Querían verla con urgencia. Una nueva encrucijada tomaba forma.

  8. Lily Blue 5 de enero de 2018 a 23:30 #

    Billy, estaba jugando al escondite con unos amigos en un bosque cercano a la ciudad donde vivía. Mientras buscaba un buen escondite, llegó a una parte del bosque en la que nunca había estado, y que tenía un aspecto oscuro y lúgubre.En esa tenebrosa zona, encontró una misteriosa casa abandonada a la orilla de un gran lago y, pese al miedo que sentía la curiosidad venció su miedo y entró a investigar.

    Nada más entrar, en el salón de la casa, encontró una televisión encendida que reproducía extrañas imágenes: una, de una mujer sosteniendo dos caras humanas, una sonriendo y otra, con una expresión de enfado; y otra, de una multitud de personas con el mismo rostro inexpresivo. Cuando dejaron de sucederse las fotografías, se oyó una voz que le decía:

    -En el pasillo de esta casa tres puerta encontrarás,
    una de ellas elegirás,
    si escogieras erróneamente atrapado en este caserón acabarás,
    pero si tu elección resultara correcta de este lugar escaparás.

    Tras escuchar el mensaje, siguió avanzando, y encontró las tres puertas que el mensaje decía: una roja, una blanca y otra verde. Sin pensárselo dos veces, escogió la puerta roja y, por suerte era la elección correcta, por lo que logró salir de esa extraña mansión.

    Billy, cruzó a la otra orilla del lago y cuando se giró para echar un último vistazo al edificio, este había desaparecido. Esto, asustó tanto a Billy, que echó a correr y no paró hasta regresar donde estaban sus amigos.

  9. Becariadeletras 6 de enero de 2018 a 5:13 #

    Torneos con aurora.
    Becaria de letras.
    La Noche de Reyes.

    Despertó, el resplandor le cegaba, era una luz, extremadamente blanca, apenas podía abrir los ojos y ante tal inconveniente tan molesto, los volvió a cerrar, se dio la vuelta y pensó que se trataba de un sueño.
    Que despertaría y podría abrir los ojos sin ningún problema y se podría levantar tranquilamente.
    Pasado un rato los abrió sin ningún problema, y se levantó, lentamente miro por la ventana y realmente no le gustó nada lo que vio, nada le era familiar y aquello la trastoco un poco, cogió el mando de la mesilla de noche e intento encender la televisión.
    Cuando lo consiguió todo estaba en un idioma desconocido para ella, miro ambos lados de la habitación y pudo ver diferentes puertas con colores variados, pensó que aquello seguro encontraría una explicación a lo que le estaba pasando.

    Decidió cruzar la puerta de color rojo, estaba en pijama y con los pies descalzos, se encontraba tan nerviosa por la situación, que apenas percibió el frio suelo de mármol, sus manos temblaban al coger el pomo de la puerta, con un poco de miedo y precaución, asomo la cabeza, lo justo para ver que había tras ella.
    Pudo ver algo muy extraño, se trataba de un inmenso terreno rojo lleno de gente vistiendo de la misma forma. Todos ellos caminaban en formación la barbilla alta, mirando a un punto fijo al horizonte, parecían no pensar como si de autómatas se trataran, les comparo como las ovejas de un rebaño, aquellas que el pastor las obligaba a ir por donde él le dijera a golpe de grito o de ladridos del perro guardián…
    Pum, pum. Caminaban al compás de un tambor gigante, se acercó un poco más e intento hablar con alguno de ellos. No lo pudo conseguir su paso era tan controlado y rápido que no logro parar a ninguno, aunque lo intento. Giro la cabeza en todas direcciones todo era igual, calcomanías.
    Se sintió sola, dentro de aquel gentío, total ella no era como ellos, ella, era de otra manera, nadie le tenía porque obligar hacer lo que hacían los demás, nunca le gustaron las normar estrictas, le gustaba seguir su propio rumbo y ser ella misma.
    Cerró la puerta y volvió a entrar de nuevo a la habitación. Respiro aliviada al volver, aunque seguía sin saber dónde se encontraba.

    Volvió a mirar hacia las puertas y esta vez decidió cruzar la puerta color blanco, se preguntó que hallaría tras ella, el blanco le gustaba por su pureza, porque representaba paz y tranquilidad, sosiego, miro tras el cristal de la ventana, y pudo observar con cara de nostalgia, un cuadro entrañable maravilloso de una familia y la colaboración entre ambos, la vida está hecha de retales de pequeños momentos cosidos con hilos invisibles de amor y comprensión, ojos de quietud de una madre que intenta hacer el bien para los hijos, los hilos que por muy largos que sean se hacen elásticos hacia el lugar donde estos se hallen y proporcionarles todo el amor y apoyo que necesiten. La postergación de sueños que a su vez, se postergan unos, por vivir otros.
    Ese ajetreado mundo que vivimos y su incomprensión hacia muchas cosas, la falta de empatía y fe…
    Con los ojos bañados en lágrimas y sintiendo que se le encogió el corazón, dio media vuelta y la cerro. Cuantas cosas estaba aprendiendo cada vez que cruzaba, o miraba tras los cristales de una puerta, ¿qué le estaría pasando? hacía tanto que no lloraba…

    Entro nuevamente en la habitación, y por tercera y última vez decidió coger la última puerta que le quedaba por abrir, ¿sería esta la que le llevara donde ella necesitaba? solo lo sabría si la cruzaba, ¿se trataba de una nueva lección, un aprendizaje, una reflexión?
    Que ciego se está a veces… Que poco se quiere ver las cosas aunque las tengamos delante, ahí justo pegada a nuestra nariz. Cogió el pomo con la mano y con fuerza lo giro, hasta abrirla, ahora ya no le daba miedo como la primera vez, ahora era decidida y algo en su interior había cambiado
    Pensó que era valentía, se había enfrentado a su miedo, algo antes nunca pensado. Al abrir la puerta verde descubrió algo que le causo impacto. Pues según se mirara, se podía tratar de un bello paisaje idílico y un remanso de paz alejado de todo y de todos, o un lugar solitario, aburrido, con tan solo como ruido el sonido de los pájaros, y de las hojas de los arboles movidas por el viento que soplaba con fuerza.
    ¿Cómo se podía sentir allí, sola pero tranquila, o por el contrario se aburriría lejos del bullicio de la gran ciudad?
    Descubrió entonces que nunca jamás, por muy lejos que te marches de tu zona de confort nunca hallaras la paz, si esta no la llevas dentro de ti,
    Sin embargo si está la llevas, allá donde vallas serás feliz, se estaba dando cuenta que todo lo vivido le llenaba, como ser humano y que depende del cristal como se miren las cosas, así te parecen.
    Que todo no es blanco o negro, sino que existen una inmensidad de colores y que cada uno decide que puerta coger, también en que puerta quedarse y cual tienes que cerrar de inmediato, porque te das cuenta que es la equivocada…
    Todo esto solo lo aprendes viviendo, abriendo puertas y viviéndolas tal y como nos llegan, así tendría la opción de decidir en cual quedarse.
    Sonrió, aquel lugar le encantaba, era un sueño, el que siempre había soñado, paz, tranquilidad, naturaleza el agua…

    De repente escucho un pitido fuerte, ensordecedor, abrió los ojos, era el gotero que se había terminado, y pudo ver que estaba en la cama, rodeándola estaban sus padres y una persona vestida con una bata, blanca, no entendía nada.
    ¿Qué le estaba pasando?
    _Tranquila Cinthia _ Le dijo su madre mientras le cogía la mano con cariño y los ojos vidriosos.
    _Has tenido un accidente, sufriste una caída y te golpeaste la cabeza con el bordillo de la acera, perdiste el conocimiento.
    Pero ya está todo bien, te has despertado que es lo más importante, ¿verdad doctor?.
    _ Si _ Dijo este.
    _Ahora solo es cuestión de un tiempo y te quedaras en observación, por la mañana si te encuentras bien, puesto que no tienes ninguna lesión que te hayamos podido encontrar tras la pruebas que te hemos realizado te podrás, marchar a casa, tranquilamente.

    Cinthia sonrió y les dijo: que se encontraba bien, solo un pequeño dolor de cabeza.
    Eso sí…He aprendido mucho en el tiempo que estuve dormida. Quizá más que estando mil años despierta, pensó que la vida le había dado el mejor regalo de reyes que podía haber tenido.
    Aprender de la vida…

    Becariadeletras

  10. Álex R. Bruce 6 de enero de 2018 a 11:03 #

    Elisa

    Cuando la vi salir por la puerta de la consulta del doctor Peñalba me pregunté si aquel hombre habría conseguido cambiar alguna cosa en ella.

    Cruzamos el parque de camino a casa. Al pasar junto a una heladería me dijo que le apetecía una tarrina de fresa. Aunque hacía una mañana muy fría, entramos sin dudarlo. Era el primer deseo que expresaba en mucho tiempo. Poco después, relamiendo la cucharita de plástico, me dijo: «Voy a estar bien».

    Meses en el sofá con la mirada vacía, hundida en un mar de desolación, en un abismo insondable que había empezado a arrastrarnos a ambos. ¿Cuál era el motivo? Aquel sueño de actriz que nunca se había cumplido, aquella desazón indefinida, ni ella lo sabía… Cómo explicarle que no tenía que demostrarme nada. Yo lo único que quería era verla feliz.

    No sé qué le había dicho el doctor Peñalba, pero a partir de ese día comenzó el renacer de Elisa. Volví a oír su risa, el brillo regresó a sus ojos, de pronto tenía ganas de hacer cosas. Se aficionó a la cocina. Recuerdo el día que al volver a casa tenía una deliciosa cena esperándome, la noche que me dijo que quería tener un hijo.

    Y fuimos al lago, a aquella preciosa casita rural. Y todo era perfecto: los paseos en barca, la belleza del bosque… Jamás la había visto tan feliz. Tras un día maravilloso, hicimos el amor dulcemente. Me dormí entre sus brazos.

    Cuando desperté no estaba en la cama. Anduve por la casa en penumbra hasta que di con ella. Estaba desnuda, sentada ante la mesa del comedor con la mirada angustiada y una expresión de desesperanza absoluta, como si nada hubiera cambiado, como si lo que había visto hasta entonces hubiera sido solo teatro, tan solo una máscara que había puesto ante mis ojos.

  11. Desiré 7 de enero de 2018 a 1:21 #

    1. Desiré

    Nadie pensó que podía suceder. Una mirada cálida y amorosa abarcó la estancia gris. Los rostros eran iguales e inexpresivos. Los hombres alineados en un habitáculo reducido. No tenían nombre, ni siquiera pasado, solo presencia inquietante.
    Lidia había robado el mando del televisor. Su acto audaz, evitando ser vista por los carceleros de los soñadores, le valió para poner en práctica su plan. La joven era experta en inteligencia emocional. Había ejercitado su mente para conducir a los hombres inexpresivos hacia la libertad. Las fuertes emociones positivas les devolverían los sentimientos, el amor y la autoestima.
    Una vez dentro de aquel lugar asfixiante, conectó el enorme televisor. Las imágenes de la naturaleza bella y mágica se sucedían acompañadas de la música deliciosa del “Vals de las flores”. Lidia envolvía a los hombres inmóviles con su mirada compasiva; éstos recuperaban el color natural de sus rostros y el brillo aparecía en sus ojos. Súbitamente, en la pantalla se vió un barquero que remaba con brío en su barquita. El lago era hermoso y sus aguas limpias.
    El barquero cantaba armoniosamente, repitiendo: “Sígueme. Te devuelvo tu vida.”
    Los hombres recuperaron uno de sus mejores tesoros: la sonrisa.
    La individualidad de cada persona se convirtió en su próxima e ineludible meta

  12. Boba Fett 7 de enero de 2018 a 19:06 #

    Ahora o nunca.

    En cuanto oigo el motor alejarse comienzo con el plan, no puedo perder un segundo ya que apenas cuento con tiempo para conseguir salir de aquí con vida.

    Llevo encerrada en un cobertizo alrededor de 3 meses, perdí la cuenta exacta a las tres semanas, los constantes desmayos tras las palizas hacen difícil calcular con exactitud el tiempo. Podría esperar una oportunidad mejor: más tiempo, más opciones de éxito y menos posibilidades de una muerte segura; pero a este de ritmo de abusos, si no es intentado escapar, acabará conmigo antes de poder tener alguna otra opción.

    Nerviosa, cojo el cuchillo que anoche guardé bajo los periódicos tras un descuido de mi captor y voy directa hacia la puerta. Intento desatornillar las bisagras, pero la punta es demasiado fina y no consigo aflojar ninguna.

    El tiempo pasa y no tengo nada a mi alcance, salvo el cuchillo y el montón de periódicos sobre el que duermo, así que, con rabia, empiezo a acuchillar la puerta. Tras un par de minutos parece que el conglomerado comienza a ceder y pienso que quizá pueda conseguirlo, justo en ese momento oigo de nuevo el ruido del motor y sé que él ha vuelto.

    Escucho como, amablemente, saluda a un vecino que no se imagina la clase de monstruo que vive a su lado. Mi pulso se acelera, es ahora o nunca. Si consigo derribar esa puerta puede que escape, pero también puede que muera, o peor, puede que nunca consiga salir de aquí.

    Agoto mis últimas energías y por fin consigo abrir la puerta cuando le veo corriendo hacia mí. Sin tiempo para pensar le lanzo el cuchillo y salgo disparada. Mis gritos consiguen alertar a un vecino que se acerca hasta la verja. Exhausta me giro y veo como nos mira, no viene hacia nosotros, coge el cuchillo y se lo clava en el cuello. No me da pena, al fin soy libre.

  13. textospoeticosweb 7 de enero de 2018 a 19:32 #

    No estás ahí, no estamos. La estricta gobernanta no lleva látigo ni tacones, empieza a reírse de sí misma, me da todo el poder para que lo entierre. Paraíso de amor. Huesos, besos.
    –Anúnciame.
    –Con mi voz.
    –Claro.
    Todas las mujeres saben los motivos por los que son bellas asesinas.
    –Te has pasado. Espérame.
    NIEVA, OTRO INVIERNO BENDITO, MEJOR QUE EL ANTERIOR. CUANDO EL AMOR LLAMA HAY QUE IR, TODO EL MUNDO LO SABE.
    –Y al malo puro y sincero, ya estás aquí.
    –Anillos, sortijas y sortilegios.
    –Hombre blanco, magia negra.

    Sonrío, me pongo serio. Pierdo la memoria. Dejo pasar el tiempo. Solamente es para siempre, no es demasiado, para nada. Cojo el Metro, voy a la estación adecuada. Giro la llave y entro en mi sueño. Templo, santuario, aventura, el vuelo de una moscarda. Con un ojo de sangre el bulldog me sonríe.

    –Hice lo correcto.
    –Correcto.

    Antecedentes. Mi vida con la ola y lo #uestro.

  14. Nelson Mandela 7 de enero de 2018 a 21:08 #

    Suspiré y alrededor todo estaba en calma, al inclinarme ligeramente sobre la barca, ví mi reflejo en el agua.
    No sabía qué hacer con ella, ¿y si la dejaba allí?, ¿qué iba a cambiar?, ¿alguien en mi lugar querría saber la verdad?.
    Elegir te hace libre, me repetí . Pero quizá encontrar respuestas a tus preguntas puede ser una condena.
    Recordaba la última conversación con John sobre el accidente, lo noté nervioso, impaciente, sin querer entrar en detalles. Nunca imaginé que no volvería a verlo y desde entonces veo su cara en todos los rostros.

    Miré a lo lejos y supe que era el momento, sentí que perdía el control de mi vida, las manos me temblaban, me costaba respirar pero sabiendo que había elegido mi cara más triste, desplacé mis dedos para abrir el sobre…

  15. Jane Austen 7 de enero de 2018 a 23:41 #

    En la quietud de la noche, la luna reflejaba toda su luz en el lago, donde con prisas nos habíamos dejado la barca sin amarar. A muy pocos metros de allí, en la cabaña de madera, no teníamos reglas para amar, intentábamos ser la mejor verdad de cada uno.
    Cerré con lentitud los ojos, me daba suaves y cortos besos en los labios con una ternura que me hacía perder el control. No podía pensar, no quería pensar, solamente vivir el momento, que se parara el tiempo. Empezaba a llover, pero me daba igual, no me importaba, era como un sueño. Habían pasado muchos días sin vernos y necesitaba tenerle cerca, sentir su piel, sus abrazos, su calor, la intensidad de su mirada.
    Quería decirle tantas cosas, necesitaba que me prometiera que no se iría nunca más de mi lado, que nos quedáramos en ese idílico lugar, donde los sueños son siempre eternos, donde las prisas del día a día no nos atropellaran. Ojala pudiéramos vivir siempre así, que nos diéramos besos sin venir a cuento, que nos comiéramos el mundo un día cualquiera, que me doliera la barriga de tantas cosquillas y que me quisiera como jamás nadie me ha querido.
    A día siguiente, no quedaba ni rastro de la noche anterior, él ya no estaba a mi lado, ya no me acariciaba el pelo, ya no me robaba besos con risas. Y yo me encontraba sola, en el aeropuerto alrededor de muchísima gente desconocida con idas y venidas, con sus trabajos, sus responsabilidades y mirando el reloj. Ese maldito tiempo, que se nos escapa de las manos sin darnos cuenta, que se va y no regresa. El mismo que nos regala los mejores momentos de nuestra vida, recuerdos inolvidables, pero que al igual que el tiempo estos también se van y no vuelven si no persigues tus sueños.
    En nuestras manos está la oportunidad de vivir sonriendo o de simplemente vivir… no subiría a ese avión. Lo tenía claro, me guardaría el tiempo para él.

Trackbacks/Pingbacks

  1. EILEEN CHANG y la clave Shanghái P-32. Curso de escritura, experiencias creativas de LIBRO, VUELA LIBRE | Espaciocrea : : Escritura Creativa en Valencia - 15 de noviembre de 2017

    […] VUELA LIBRE / Actividades ocio Valencia / Torneos literarios / Cursos de escritura creativa / Actividades literarias / Curso de escritura creativa / Clave Shanghái P-32 / Cursos y talleres de escritura / Desafíos a […]

  2. LOS SOBRES SELVÁTICOS DE QUIROGA. Taller de escritura en Valencia, actividades de la clave T-51 | Luna de papel :: Talleres Literarios en Valencia - 20 de noviembre de 2017

    […] LIBRO, VUELA LIBRE Relatos de Horacio Quiroga / Actividades ocio Valencia / Cuentistas del siglo XX / Cursos de escritura creativa / Clave T-51 / Curso de escritura creativa / Ejercicios de estilo / Cursos y talleres de escritura / Actividades complementarias / Cursos Valencia gratis / Maestros del cuento / Cursos Valencia / Poemas modernistas / Taller de escritura creativa / Tributos literarios de LIBRO, VUELA LIBRE / Talleres de escritura creativa / Sobres selváticos / Taller de escritura en Valencia / Narraciones de Quiroga  / Actividades amigos valencia / Escritores uruguayos / Ejercicios de escritura / […]

  3. Taller de escritura en curso: TRIBUTOS LITERARIOS A BRAM STOCKER | Espaciocrea : : Escritura Creativa en Valencia - 26 de noviembre de 2017

    […] VUELA LIBRE Obra de Bram Stocker / Actividades ocio Valencia / Taller escritura / Escritores irlandeses / Cursos de escritura creativa / Personajes literarios / […]

  4. SUPERLUNAS LITERARIAS. Taller de escritura creativa en curso, clave L-12 | Luna de papel :: Talleres Literarios en Valencia - 4 de diciembre de 2017

    […] LIBRE Terremotos literarios / Comunidades literarias de LIBRO, VUELA LIBRE /  P. G. Wodehouse / Actividades ocio Valencia / Escritores anglo-estadounidense / Desafíos a la imaginación / Cursos de escritura creativa / […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: