Archivo | Taller de escritura RSS feed for this section

ESCRITURA DE LA AUTENTICIDAD: selección de autores de LIBRO, VUELA LIBRE

5 Jul

Cada mirada es únicaCada mirada es única, y la unicidad es un regalo… Un año más LIBRO, VUELA LIBRE apuesta por la entrega, las búsquedas, la originalidad y la diversidad de sus talentos. Entre los autores que se incluyen en la antología anual de los talleres literarios adscritos a sus cadenas de lectura y escritura en 2015 se puede encontrar un abanico muy amplio de edades, de trayectorias vitales y de experiencias vinculadas a la palabra. La realidad siempre puede observarse desde muchos ángulos, y  Libro, vuela libre  ha sido  consciente, desde sus comienzos, de que esa multiplicidad es muy atractiva. Por eso las 21 miradas que forman parte de la liberación de talentos de este año solo tienen en común su pasión por escribir y el afortunado deseo de ser ellas mismas; por eso han desdeñado desde el principio la comodidad y la esterilidad de la copia, la ausencia de imaginación y se han arriesgado a traernos el regalo de su libertad, de su introspección, de su originalidad, de su diversidad, de esa autenticidad que las hace únicas.

  Selección de autores de los talleres de escritura adscritos a las cadenas de LIBRO, VUELA LIBRE en 2015: 21 MIRADAS ÚNICAS.

UNA APUESTA POR LA DIVERSIDAD, EL TALENTO Y LA AUTENTICIDAD.

Escritores valencianos

Alexandra Tutti-frutti, Astro Labio, Cento Martínez, Deborah Ekoka, Elena Piquer, Eva María López Bau, Javier Fernández, Jose Antonio Climent, Lola Lluch, Lucía Caño, Lydia Baltazar, Manuel Gutiérrez, María Beleña, María Lora, María Martínez Jordá, María Senda, María Villamayor, Mathilde Arnal, Silvia Orta, Susana Ramírez y Vicente Cháfer Alba

Interesantes, imaginativas, valientes, profundas, distintas… Es una alegría inaugurar las cadenas de lectura y escritura… Posted by LIBRO, VUELA LIBRE on Miércoles, 1 de julio de 2015

Talentos LIBRO, VUELA LIBRE 2015

liberación de talentos 2015

Estas son las 21 miradas que han nutrido con su diversidad y autenticidad las cadenas de lectura y escritura creativa de…

Posted by Talleres literarios LUNA De PAPEL -Valencia on Viernes, 3 de julio de 2015

CADA MIRADA ES ÚNICA 2

LIBRO, VUELA LIBRE: prólogo de “CADA MIRADA ES ÚNICA 2”  y galería fotográfica de su selección de autores 2015

(fotografías: Roberto Fariña)
Un año más no es casualidad que la antología que cierra el programa anual de liberación de talentos de “Libro, vuela libre” lleve por título “Cada mirada es única”, ni que entre los autores que se incluyen en ella se pueda encontrar un abanico muy amplio de edades, ni que los relatos, poemas, fragmentaciones y reordenamientos literarios que componen la selección hayan sido creados tanto por personas que se asoman por primera vez a la aventura de escribir como por autores que llevan a sus espaldas un largo trayecto en el campo de la escritura.

Sigue leyendo

Premios literarios y talleres de escritura: compartimos el microrrelato ganador y los 4 finalistas de “Aldaia Cuenta”

4 May

El jurado del certamen literario haciendo público el resultado

Todos sabemos que los premios literarios son una fuente de motivación extra para los escritores y un trampolín que puede ayudar a dar a conocer sus obras. Por eso hoy nuestro taller de escritura en Valencia celebra unirse a las cadenas de lectura y escritura creativa de “Libro, vuela libre” para apoyar la difusión del microcuento ganador y de los cuatro  finalistas de la primera edición del certamen de microrrelatos “Aldaia Cuenta”. Todas las comunidades y sociedades adscritas a los seminarios, encuentros, masterclasss y cursos literarios de la iniciativa desean felicitar a Anita Haas, la autora del microcuento ganador Entran, de todos modos“, por hacernos disfrutar, con sus pinceladas maestras, de la tensión, intensidad y significación que demanda el más breve de los géneros narrativos. Un género, que cada vez gana más adeptos y que, en vista de los resultados de este I certamen de microrrelatos, goza de muy buena salud.

Al éxito de participación de la primera edición de “Aldaia Cuenta“, que se ha cerrado con 543 microrrelatos procedentes de toda España, se suma la alegría por haber recibido una atractiva pluralidad de miradas que han sabido condensar, en menos de 200 palabras, su visión sobre el mundo de forma certera y original. Saboread ahora todos estos aciertos en el microrrelato ganador y los cuatro finalistas de este I Certamen de microrrelatos “Aldaia Cuenta”, organizado por el Ayuntamiento de Aldaia y el diario digital Valencia Noticias, y apoyado por las cadenas de lectura y escritura de “Libro, vuela libre” desde Valencia:

 Aldaia Cuenta Microrrelato ganador

Entran, de todos modos

Andando de puntillas hacia la puerta de mi piso, abro los tres pestillos y entro. En efecto, tengo tres, pero ni aun así bastan. Entran, de todos modos. Por las ventanas, desde el tejado, como sea. Entran.

Dejo las bolsas de la compra con cuidado. Antes tenía miedo de entrar, por si estaban aquí. Ahora sé que disponen de espías para decirles cuándo vuelvo a casa. Por tanto, me relajo. Relativamente.

Voy a la cocina, abro la nevera. Han estado. Es evidente. Una zanahoria roza la botella de zumo. Entre la verdura, sobresale un muslo de pollo que yo había puesto en el congelador. Ahora está ablandándose. Menos mal que lo encontré, iba a estropearse.

Me quito el chaquetón y los zapatos. No encuentro las zapatillas de andar por casa, y al fin resulta que están en la bañera. Y el cepillo de dientes entre los cubiertos.

Cuando cuento estas cosas a la gente, piensan que estoy loca. Lo leo en sus ojos. Les entiendo, porque yo pensaría lo mismo. Pero yo sé lo que sucede.

Entran, de todos modos. Ya solo me falta saber para qué.

 

Autora: Anita Haas

Aldaia Cuenta Microrrelatos Finalistas:

Genio y figura

Un anciano se estaba muriendo en su lecho y olió de pronto el aroma de sus buñuelos favoritos: los de calabaza. Reunió sus escasas fuerzas, se Sigue leyendo

Tránsfugas lingüísticos: El IDILIO LITERARIO DE HÉCTOR BIANCIOTTI. Taller de escritura G.22

7 Abr

Bianciotti

Hay tránfugas políticos, tránsfugas militares, tránsfugas que necesitan escapar de sus presidios externos o íntimos y tránsfugas literarios… Las búsquedas del escritor y crítico literario Héctor Bianciotti le alojaron, asombrosamente, en una quinta categoría: la de tránsfuga linguístico.

Escapar de una lengua materna no es tan fácil. La lengua con la que aprendemos a hablar y a soñar, con la que comenzamos a amar,  forma parte de nuestro viaje; está presente en todos nuestros pensamientos, emociones y actos. Siempre, salvo excepciones.

Bianciotti, nacido en Argentina e hijo de emigrantes italianos, creció hablando español y leyendo a autores de nacionalidades distintas; pero, sobre todo, amando las palabras del francés Paul Valéry. Proust y Valéry, entre otros, hicieron que soñara muy pronto con el francés, que identificara como sinónimos el idioma francés y la cultura.

Y entonces llegó 1955, y Héctor Bianciotti tuvo que abandonar Argentina, y comenzaron a desencadenarse los acontecimientos que acabarían convirtiéndolo en el primer argentino que formó parte de la Academia Francesa, o en uno de los escritores más europeos de la literatura hispanoamericana, o en el tránsfuga linguístico más querido de nuestro taller de escritura. El laberinto de nuestras vidas es siempre asombroso e inescrutable, así que tampoco debiera sorprendernos que Héctor Bianciotti acabara emprendiendo esta curiosa huida de la lengua que le había visto nacer por culpa del azar, o del destino, o de un idilio literario

Desde el principio de su dura travesía nómada a mediados de los años cincuenta, de su tránsito por Italia y España, el romance literario que había mantenido años atrás con las palabras de Paul Valéry continuó acompañando a Bianciotti, procurando brillo y calor a las sórdidas cotidianidades por las que atravesaba. Así que cuando sus pasos esforzados acabaron llevándolo en 1961 finalmente a Francia, el escritor que había empezado a escribir en español abandonó definitivamente su lengua para adoptar la de su país de residencia y la de algunos de sus escritores más amados.

Bianciotti declaró que se encontraba más a gusto con su lengua de adopción y, mientras Julio Cortázar y otros argentinos que se habían establecido en Francia escribían en español, él se centró en escudriñar y domeñar el idioma francés que siempre le había fascinado. Y lo consiguió, hasta el punto de ser miembro de la Academia Francesa. Y no dejo de escribir nunca en esa lengua. Sobre todo,  no dejó de escribir. No huyó de la escritura mientras pudo, porque como él mismo dejó dicho: “El lenguaje puede ser una especie de bálsamo sobre la herida” y, en el fondo, “toda frase que expresa bien un dolor, atenúa el dolor de aquel que la lee y se identifica con él”. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: