Club de lectura en Valencia: Masa y poder, de Elias Canetti

27 Nov

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE, tributos en curso. Tras la última recomendación literaria del Doktor in Faustus en nuestra escuela de escritura en Valencia, que estuvo protagonizada por una gran novela de Mijail Bulgákov: «El maestro y Margarita», llega a le sección de grandes clásicos de nuestro club de lectura, coordinada por Juan Agustín Vigil, otra de las obras más importantes del siglo XX: «Masa y poder«, de Elías Canetti.

 Club de lectura en Valencia de la escuela de escritura de LIBRO VUELA LIBRE. Juan Agustín Vigil. Grandes clásicos

Seguid las instrucciones de vuestro grupo de escritura si estáis trabajando con la clave p-3 de nuestro taller de novela y disfrutad de esta profunda y carismática obra de Elías Canetti, tan bien elegida por Juan Agustín Vigil para todos los seguidores de las recomendaciones de grandes clásicos de nuestro club de lectura en Valencia, mientras Raquel Peñalver, desde su sección dedicada a la literatura fantástica, prepara una nueva sugerencia para los amantes de la literatura de terror.

Club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. DOKTOR in FAUSTUS recomienda: “MASA Y PODER”, de Elías Canetti

  «Masa y poder», la obra de Elías Canetti elegida este mes para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE, es una de las obras más prominentes de la literatura universal del siglo XX.

  Esfuerzo de toda una vida (Canetti tardó treinta y cuatro años en llevarla a cabo), la idea surge en la adolescencia del autor, tras asistir en 1922 a una manifestación de obreros en protesta por el asesinato de Walter Rathenau, a manos de un grupo de ultraderechistas alemanes.

  También como rechazo profundo, casi visceral, de la obra “Psicología de las masas”, de Sigmund Freud.

  “Masa y poder” supuso para Canetti la obtención del Premio Nobel de Literatura (1981).

  La importancia y la calidad de esta obra hacen difícil (e injusta) la elección de solo tres  fragmentos, pues toda elección de una parte escamotea al conjunto su rigor. Algo así como si el cuerpo decapitado de un ajusticiado pudiera garantizar cómo eran las facciones del individuo. ¿Acaso una rodilla del Apolo de Belvedere sería suficiente para afirmar, con científica precisión, cómo es el contorno total de la escultura?¿El busto, seccionado del resto de la Venus de Botticelli, bastaría para transmitir con certeza infalible la belleza de sus facciones? ¿O tal vez el ojo izquierdo de Mona Lisa nos informaría con exactitud acerca de la morfología de las manos o de la elegancia del tocado de la bella mujer?

  En todo caso, siempre nos queda cierta sensación de censor, o de torpe cirujano.

  La lectura de esta obra dirige, sin recorrer un sendero excesivamente introspectivo, nuestra mirada hacia capas muy profundas de la psique, a los verdaderos “porqués” del comportamiento humano.

  Lo que sorprende al principio, y atrapa enseguida, es el descubrimiento del mundo como rito iniciático, la violenta caída del velo de Isis. Para que seamos conscientes de ello se hace imprescindible una objetividad inusual en la mirada, un alejamiento casi absoluto del pantanoso páramo del Ego. Y entonces, voilá, la extrañeza y el asombro se tornan en fascinación. Descubrimos el bosque secreto y ancestral que siempre estuvo ahí. que sigue estando ahí, delante de nosotros. Y nos identificamos como parte de él, nos integramos en él, en el vuelo de retorno hacia lo primitivo esencial. Y disfrutamos de la lectura.

  A destacar, por último, la apasionada lucidez de pensamiento del autor, capaz de desvelar gran número de motivaciones auténticas, ocultas tras la sibilina y civilizada multiplicidad de la máscara.

Ficha técnica de «Masa y poder», de Elías Canetti. Recomendaciones literarias para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE

  —TÍTULO ORIGINAL: “Masse und Macht” (1960)

  —DISEÑO DE LA PORTADA: Departamento de diseño de Random House Mondadori.

  —ILUSTRACIÓN DE LA PORTADA: “El triunfo de la muerte” (1560), de Pieter Brueghel el Viejo.

  —PRIMERA EDICIÓN: Junio 2005.

  —TRADUCCIÓN Y NOTAS: Juan José del Solar (cedidas por Galaxia Gutemberg y Círculo de Lectores, S.A.).

  —PRÓLOGO: Ignacio Echevarría (2005).

  —EDICIÓN: DEBOLSILLO.

 Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO UNO: PRÓLOGO DE “MASA Y PODER” (PÁGINA 52): Se trata de una alusión al concepto de Masa que, si bien pertenece a la novela Auto de fe (capítulo “El manicomio”, en boca del psiquiatra George Kien), la incluyo por esclarecedora.

  “No menos que por hambre o por amor, practicamos la llamada lucha por la vida con el fin de aniquilar la masa en nuestro interior. Pero ésta se robustece tanto bajo ciertas circunstancias que obliga al individuo a actuar de forma desinteresada o incluso en contra de sus propios intereses. La «humanidad» existía como masa ya mucho antes de ser inventada y diluida conceptualmente. Como un animal monstruoso, salvaje, ardiente y exuberante, la masa hierve y se agita en lo más hondo de nuestro ser, a mayor profundidad que las mismas Madres. Es, pese a su edad, el más joven de todos los animales, la criatura esencial de la Tierra, su meta y su futuro. Nada sabemos de ella, y vivimos, supuestamente, como individuos. No obstante, la masa se abate a veces sobre nosotros como una tempestad mugidor«, como un único y fragoroso océano en el que cada gota permanece viva  y desea lo mismo. Mas suele disgregarse pronto, devolviéndonos a nuestro estado habitual de pobres diablos solitarios. Y entonces nos resulta inconcebible recordar que alguna vez llegamos a ser tantos, tan grande y tan «Uno». «Enfermedad», dirá alguno, víctima de su propia inteligencia; «la bestia en el hombre», atenuará el cordero de la humanidad, sin sospechar cuán próximo a la verdad está su error. Entretanto, la masa prepara un nuevo ataque desde dentro. Y un buen día ya no volverá a disgregarse, quizá en un solo país al comienzo, y desde él se propagará a todos lados hasta que nadie pueda dudar de su existencia, porque ya no habrá Yo, ni Tú, ni Él, sino solo ella: la Masa”.

 Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO DOS: CAPÍTULO “ELEMENTOS DEL PODER” (APARTADO “PODER Y VELOCIDAD” —PÁGINAS 421, 422 Y 423).

  “Toda velocidad, en la medida en que forme parte del ámbito del poder, es velocidad en atrapar por sorpresa o apresar. En ambos casos, los animales fueron el modelo del hombre, que aprendió de las fieras depredadoras, del lobo sobre todo, a atrapar por sorpresa. A apresar dando un salto repentino le enseñaron los felinos; sus envidiados maestros fueron en esto el león, el leopardo y el tigre. Las aves rapaces combinan ambas capacidades: atrapar por sorpresa y apresar. (…) Estos animales sirven ya, desde muy temprano, como símbolos de poder. Representan ya sea a los dioses, ya sea a los antepasados del poderoso. Un lobo era el antepasado de Gengis Khan. El halcón Horus era el dios de los faraones egipcios. En los reinos africanos, los animales sagrados de la estirpe real son el león y el leopardo. De las llamas en que se incineraban los cadáveres de los emperadores romanos las almas de estos remontaban el vuelo y ascendían al cielo como el águila.

  Lo más veloz, sin embargo, es lo que desde siempre lo ha sido: el rayo. El temor supersticioso ante los rayos, contra los que no existe protección, está ampliamente difundido. Los mongoles temen sobre todo al trueno y al rayo. Cuando hay tempestad expulsan de sus yurtas a todos los forasteros, se envuelven ellos mismos en fieltros negros y se esconden dentro hasta que haya pasado. Entre los mongoles una amplia gama de prohibiciones sirve para ganarse el favor del rayo. Hay que evitar todo cuanto pueda atraerlo. El rayo  es a menudo el arma principal del dios más poderoso.

(…)

  Es sorprendente el número de soberanos que han caído fulminados por un rayo (…) Los relatos sobre el tema son numerosos entre los romanos y entre los mongoles. Ambos pueblos creen en un supremo dios del cielo, ambos tienen un sentido fuertemente desarrollado del poder. Conciben el rayo como una orden sobrenatural. Cuando fulmina, debe fulminar. Cuando fulmina a un poderoso, ha sido enviado por alguien aún más poderoso; funciona como el más rápido y repentino de los castigos, pero también el más evidente.

  (…)

  En todos los relatos contemporáneos sobre los mongoles se destaca su rapidez. Su aparición era siempre inesperada: surgían tan repentinamente como desaparecían, y reaparecían aún más repentinamente. Sabían utilizar incluso la precipitación de la fuga para el ataque; cuando sus enemigos creían que ya habían huido, se veían de pronto cercados  por ellos.

Desde entonces, la velocidad física como propiedad del poder no ha cesado de acrecentarse de todas las maneras posibles.

  (…)

  A la esfera del apresar pertenece una especie muy distinta de rapidez, la del desenmascaramiento. (…) Para ser eficaz el desenmascaramiento ha de ser súbito. Esta especie de velocidad podríacalificarse de dramática. El atrapar por sorpresa se limita en este caso a un espacio muy pequeño, se concentra. De máscara en máscara se pueden lograr desplazamientos decisivos de relaciones de poder. Se combate la simulación del enemigo con la propia. Un soberano invita a notables militares o civiles a un festín. De pronto, y cuando ellos menos esperan una muestra de hostilidad, son todos asesinados. (…) La rapidez del acontecimiento se agudiza al máximo, de ella sola depende el éxito del proyecto. El soberano, muy consciente de su permanente simulación, solo puede esperar siempre lo mismo del otro. Toda rapidez con la que él se le adelante le parecerá permitida e indicada. Le importará poco perjudicar a un inocente: resulta fácil equivocarse en el complejo mundo de las máscaras. Le irritará profundamente que por no actuar con rapidez se le escape un enemigo”.

Recomendaciones en curso de Juan Agustín Vigil para el club de lectura en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. PÁRRAFO TRES: CAPÍTULO “EL SUPERVIVIENTE “ (APARTADO “EL SUPERVIVIENTE” —PÁGINAS 347, 348 Y 349).

  “El momento de sobrevivir es el momento del poder. El espanto ante la visión de la muerte se disuelve en la satisfacción de no ser uno mismo el muerto. (…). En la lucha por la supervivencia cada cual es enemigo del otro; comparado con este triunfo elemental, cualquier dolor es poca cosa. Importa, sin embargo, que el superviviente esté solo frente a uno o varios muertos. Se ve y se siente solo frente a uno o varios muertos, y al hablar del poder que ese momento le confiere, nunca deberá olvidarse que deriva única y exclusivamente del hecho de su unicidad.

  Todas las aspiraciones del hombre a la inmortalidad contienen algo del ansia de sobrevivir. El hombre no solo quiere existir siempre: quiere existir cuando otros ya no existan.

  (…) La forma más baja de supervivencia consiste en matar. Así como el hombre ha matado al animal que lo alimenta (…) querrá matar a cualquiera que se cruce en su camino y le haga frente con intenciones hostiles. Querrá abatirlo para sentir que él sigue existiendo y el otro ya no. Este, sin embargo, no deberá desaparecer del todo: a este sentimiento de triunfo le es indispensable que siga presente como cadáver (…). Este momento de la confrontación con el muerto al que acaba de abatir llena al superviviente de una fuerza de índole muy peculiar, que no puede compararse con ninguna otra. No hay momento que exija con tanta insistencia ser repetido (…). Frente a estos montones de caídos, el superviviente se yergue como un hombre privilegiado (…). Los muertos yacen por tierra, indefensos; él permanece en pie, y parece que la batalla se hubiera librado solo para que él sobreviva. La muerte ha sido desviada.

    (…) Todo el que haya participado en una guerra ha experimentado esta sensación de superioridad sobre los muertos. Puede que la disfrace de duelo por los compañeros caídos; pero estos son unos cuantos, y los muertos siempre muchos.

  La sensación de fuerza que le produce haberlos sobrevivido es en el fondo más intensa que el pesar que pueda sentir: es la sensación de haber sido elegido, entre muchos otros cuyo destino era manifiestamente igual al suyo. Por el simple hecho de seguir con vida se siente de algún modo el mejor (…). Quien consigue sobrevivir muchas veces pasa a ser un héroe. Es más fuerte y tiene más vida, y los poderes le son propicios”.

————————————————————————————————————————

                                    D. in F:“ Mi alma a cambio de una gran obra”.

Anuncio publicitario

Escuela de escritura creativa: primer cuestionario de la clave MYHLV

7 Nov

Escuela de escritura creativa en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV. Los talleres de creación literaria de LIBRO VUELA LIBRE y las comunidades literarias de VALENCIA ESPACIOCREA ya tienen preparados los primeros paneles de participación de una nueva actividad complementaria que, con el título de Hombres y mujeres libro en Valencia, tendrá como objetivo rastrear las afinidades de lectura de los escritores en formación que actualmente forman parte de sus programas de escritura o de su próxima selección de talentos.

Escuela de escritura creativa en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE. Actividades complementarias

Si eres uno de ellos y ya has recibido tu clave secreta, recuerda cuál ha sido el mejor libro que has leído últimamente, visita la primera galería de fragmentos que ha preparado el club de lectura de LIBRO VUELA LIBRE y sigue las instrucciones de tu grupo para participar en el primer panel de Mujeres y hombres libro en Valencia con esa clave que te identifica y que en este momento solo conoces tú.

Actividades complementarias de la clave MYHLV en las comunidades literarias de VALENCIA ESPACIOCREA y la escuela de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE. Galería de fragmentos I

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura creativa en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE Primer fragmento:

«Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.

La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.»

Gustavo Adolfo Bécquer, fragmento de El monte de las ánimas

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE Segundo fragmento:

«Ahora no tenía ni un cobre, vivía de la ominosa caridad de sus yernos, usaba una pañoleta con agujeros de lana negra y su pensión de treinta y dos pesos estaba menguada por dos préstamos amortizables. No obstante, aún quedaba el pasado para enhebrar recuerdo con recuerdo, acomodarse en el lujo que fue, y juntar fuerzas para odiar escrupulosamente su miseria actual. A partir de la segunda viudez, Elisa Montes había aborrecido con toda su increíble energía aquella lenta sucesión de presentes. A los veinte años se había casado con un ingeniero italiano, que le dio cuatro hijos (dos muchachas y dos varones) y murió muy joven, sin revalidar su título ni dejarle pensión. Nunca quiso mucho a ese primer marido, inmovilizado ahora en fotos amarillentas, con agresivos bigotes a lo Napoleón III y ojitos de mucho nervio, finos modales y asfixiantes problemas de dinero.

Ya en esos años, ella hablaba largamente de su antiguo cochero, sus sirvientas negras, sus quince habitaciones, a fin de que el hombre se sintiera hostigado y poca cosa en su modesto hogar con jardincito y sin sala. El italiano era callado; trabajaba hasta la madrugada para alimentarlos y vestirlos a todos. Por fin no aguantó más y se murió de tifus.»

Mario Benedetti, fragmento de Retrato de Elisa

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE Tercer fragmento:

«Y paseando por las calles había llegado frente a aquella casa y había oído los instrumentos y los ecos de la fiesta. el califa dijo al visir Giafar: “Quiero que entremos en esta casa para saber qué son esas voces.” Y el visir Giafar replicó: “Acaso sea un atajo de borrachos, y convendría precavernos por si nos hiciesen alguna mala partida.” Pero el califa dijo: “Es mi voluntad entrar ahí. Quiero que busques la forma de entrar y sorprenderlos.” Al oír esa orden, el visir contestó: “Escucho y obedezco.” Y Giafar avanzó llamó a la puerta. Y al momento fue a abrir la más joven de las tres hermanas.

Cuando la joven hubo abierto la puerta, el visir le dijo: “¡Oh señora mía! somos mercaderes de Tabaria. Hace diez días llegamos a Bagdad con nuestras géneros, y habitamos en el khan de los mercaderes. Uno de las comerciantes del khan nos ha convidado a su casa y nos ha dado de comer. Después de la comida, que ha durado una hora, nos ha dejado en libertad de marcharnos. Hemos salido, pero ya era de noche, y como somos extranjeros, hemos perdido el camino del khan y ahora nos dirigimos fervorosamente a vuestra generosidad para que nos permitáis entrar y pasar la noche aquí. Y ¡Alah os tendrá en cuenta esta buena obra!”

Anónimo. Fragmento de Historia del Mandadero y de las Tres Doncellas, de Las mil y una noches

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE Cuarto fragmento:

«Allí, en la muelle arena, a pocos metros de nuestros mayores, nos quedábamos tendidos la mañana entera, en un petrificado paroxismo, y aprovechábamos cada bendita grieta abierta en el espacio y el tiempo; su mano, medio oculta en la arena, se deslizaba hacia mí, sus bellos dedos morenos se acercaban cada vez más, como en sueños.»

Vladimir Nabokov, fragmento de Lolita

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE. Quinto fragmento:

«Y también el jardín estaba tal como yo lo había dejado, también el estanque estaba como yo lo vi por última vez, antes de regresar a mi patria. Alguna mata de más en los canteros, algunas hojas más en el estanque y todo el resto como antaño. Quise entonces volver a ver mi cara en el agua y me di cuenta de que era diferente, muy diferente de aquella que tan lúcidamente recordaba. El encanto de ese estanque, de ese sitio volvió a apoderarse de mí. Me senté sobre una de las rocas artificiales y con la mano moví las hojas muertas para formar un espejo más grande a mi rostro palidecido y transfigurado. Permanecí algunos minutos mirando mi imagen y pensando en las leyes del tiempo cuando vi dibujarse en el agua otra imagen junto a la mía. Me volví bruscamente: un hombre se había sentado a mi lado y se reflejaba junto a mí en el estanque. Lo miré sorprendido -volví a mirarlo y me pareció que se me asemejaba un poco. Dirigí de nuevo los ojos al estanque y contemplé otra vez su imagen reflejada sobre el fondo sombrío. Al instante comprendí la verdad: ¡su imagen se parecía perfectamente a la que yo reflejaba siete años antes!»

Giovanni Papini. Fragmento de Dos imágenes en un estanque

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE. Sexto fragmento:

«En la punta de la palabra está la palabra. Quiero usar la palabra «tertulia», y no sé dónde ni cuándo. Al lado de la tertulia está la familia. Al lado de la familia estoy yo. Al lado de mí estoy yo. Es hacia mí adonde voy. Y de mí salgo para ver. ¿Ver qué? Ver lo que existe. Después de muerta es hacia la realidad adonde voy. Mientras tanto, lo que hay es un sueño. Sueño fatídico. Pero después, después todo es real. Y el alma libre busca un canto para acomodarse. Soy un yo que anuncia. No sé de qué estoy hablando. Estoy hablando de nada. Yo soy nada. Después de muerta me agrandaré y me esparciré, y alguien dirá con amor mi nombre.

Es hacia mi pobre nombre adonde voy.»

Clarice Lispector, fragmento de Es allí a donde voy

Comunidades de Valencia Espaciocrea y escuela de escritura en Valencia: actividades complementarias de la clave MYHLV en los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE. Séptimo fragmento:

En el estudio, donde fue ella a verlo aquella misma semana, lo primero que hizo fue admirarse al ver la espléndida abundancia de su obra. No dejaba de mirarlo todo encantada, tan conmovida que, en sus propias palabras, estaba apabullada.

—Tiene usted maravillas que enseñar.

—¡Desde luego! —dijo Stuart Straith.

—Ahí es donde me gana usted.

—Me parece que, en eso —prosiguió él—, gano a casi todo el mundo.

—¿Y todo es reciente?

Igual que ella, él miró a su alrededor.

—Algunas cosas son muy antiguas. Pero debo confesar que mis obras tienden a envejecer extraordinariamente deprisa. La verdad es que ahora me parece que nacen viejas.

Al cabo de un rato, como tenía por costumbre, ella volvió a cierto asunto ya hablado.

—Es usted infeliz. No es cierto que esté más allá de la felicidad. Está usted instalado, asentado limpia y llanamente en la infelicidad.

—Bien —dijo Straith—, si me rodea como un desierto en el que estoy perdido, viene a ser lo mismo. Pero quiero que me cuente algo de usted.

Henry James, fragmento de Alas rotas

Raquel Peñalver: FANTASÍA, TERROR Y ALREDEDORES

1 Nov

Raquel Peñalver, integrante de los talleres de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE y de su club de lectura en Valencia, será la encargada, a partir de ahora, de llevar una nueva sección de sugerencias de lectura, que bajo el título de Fantasía, terror y alrededores abrirá las puertas, a nuestra comunidad de escritores, a atrayentes obras de diferentes ramas de la literatura fantástica.

Raquel Peñalver. Club de lectura en Valencia

Disfrutad de las tres puertas de entrada de la primera obra seleccionada por Raquel Peñalver para nuestro club de lectura: Donde los árboles cantan, de la escritora valenciana Laura Gallego, mientras seguimos rindiendo tributo a los maestros del terror y a la literatura de espectros,, y mientras LIBRO VUELA LIBRE y las comunidades literarias de VALENCIA ESPACIOCREA ultiman ya el primer panel de participación de su juego de afinidad lectora: Hombres y mujeres libro en Valencia,

Fantasía, terror y alrededores: ficha técnica y resumen de Donde los árboles cantan

Titulo:  Donde los árboles cantan

Autor/a:   Laura Gallego

Género:   Fantasía juvenil

Editorial:  Ediciones SM

Año de publicación: 2011

Nº de paginas: 477

Resumen:  Viana es la única hija del Duque de Rocagris y está prometida con el joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros sobre la amenaza de los bárbaros de las estepas…, y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana solo puede esperar a su regreso y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque…, el lugar donde los árboles cantan.  

Raquel Peñalver: puertas de entrada de «Donde los árboles cantan», de Laura Gallego

Fantasía, terror y alrededores, por Raquel Peñalver: primera puerta de entrada de Donde los árboles cantan. de Laura Gallego:

*Todos los años, la víspera del solsticio de invierno, el rey reunía a los nobles del castillo de Normont para conmemorar el aniversario de su coronación.

Fantasía, terror y alrededores, por Raquel Peñalver: segunda puerta de entrada de Donde los árboles cantan. de Laura Gallego:

   Había sido así desde que se tenía memoria. Todos los reyes de Nortia habían ascendido al trono en el solsticio de invierno, incluso sus predecesores fallecían en cualquier otro momento del año. Por ello, con el tiempo, la celebración se había vuelto cada vez más festiva y menos solemne. Había justas durante el día y danzas por la noche. Los barones del rey acudían con sus familias y sirvientes, por lo que, durante un par de jornadas, el castillo era un hervidero de gente.

Fantasía, terror y alrededores, por Raquel Peñalver: tercera puerta de entrada de Donde los árboles cantan. de Laura Gallego:

*Siguió llorando dúrate buena parte de la noche y el día siguiente. Sus carceleros creyeron que se quejaba del cruel destino que la aguardaba y que se haría efectivo al ponerse el sol. Pero Viana lloraba por Uri, por lo que habían vivido juntos y por los instantes que ya no compartirían.  

Literatura de espectros. Clave de escritura E-43

18 Oct

Literatura de espectros es el título de la próxima clave de escritura del taller literario de LIBRO VUELA LIBRE, que contendrá, entre otros, un tributo al cuento fantástico de Fiódor Dostoyevski titulado Bobok.

Las puertas de la época oscura, y el momento del año en el que más cerca están el plano de los vivos y el de los muertos, llegan a los talleres de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE para celebrar un encuentro con las sombras e inspirar una literatura llena de presagios, tinieblas, sucesos desconcertantes y… espectros.

Literatura de espectros. Máquina combinatoria de terror de la clave de escritura E-43

Halloween. Puzles literarios de la clave E-43 dedicados a Bobok, de Fiódor Dostoyevski. Literatura de espectros en el taller literario:

Halloween. Literatura de espectros en el taller literario, ejercicios de escritura de la clave E-43. Fragmento 1 de Bobok, de Fiódor Dostoyevski:

“Todo está concentrado, según sostiene él, en algún lugar de la conciencia, y continúa así dos o tres meses más… a veces incluso hasta seis. Aquí, por ejemplo, hay uno que ya está casi descompuesto, pero una vez cada seis semanas, de pronto, balbuce una palabreja, claro que sin sentido alguno, algo así como bobok: «Bobok, bobok»; lo que quiere decir que en su cuerpo todavía arde vida en forma de invisible chispa…”

Halloween. Literatura de espectros en el taller literario, ejercicios de escritura de la clave E-43. Fragmento 2 de Bobok, de Fiódor Dostoyevski:

“Vivir sobre la tierra sin mentir resulta imposible, ya que la vida y la mentira vienen a ser sinónimas; mientras que aquí, y para divertirnos, no mentiremos. ¡Al diablo, pues algún sentido tendrá la tumba! Contaremos todos en voz alta nuestras historias, y ya sin avergonzarnos de nada. Empezaré por mi persona. ¿Saben? Soy una persona de las lascivas. Todo esto, allí arriba, estaba atado con cuerdas podridas. ¡Deshagámonos de ellas y vivamos dos meses en la más desvergonzada verdad!”.

Halloween. Literatura de espectros en el taller literario, ejercicios de escritura de la clave E-43. Fragmento 3 de Bobok, de Fiódor Dostoyevski:

“Y de pronto estornudé. Sucedió de golpe y sin poderme contener, pero el efecto fue increíble: todo quedó sumido en el silencio, como en un cementerio, y desapareció como un sueño. Realmente se hizo un silencio sepulcral. No creo que se avergonzaran de mí: ¡si ya habían decidido no avergonzarse de nada! Esperé unos cinco minutos y no volví a oír una sola palabra, ni un ruido. No podría presuponerse que se asustaran de una denuncia a la policía. Pues ¿qué podría hacer aquí la policía? Llego involuntariamente a la conclusión de que, a pesar de todo, debían de tener algún tipo de secreto, desconocido para los mortales, que ocultaban celosamente de cualquiera de ellos.”

Materiales complementarios de la clave E-43:

Relato de terror y literatura de fantasmas:

Personajes del miedo:

LIBRO VUELA LIBRE y la leyenda de Drácula:

Lecturas de los grandes maestros del terror recomendadas por el club de lectura de LIBRO VUELA LIBRE:

Taller de narrativa: maestros del terror

Mujeres y hombres libro en Valencia

13 Sep

Mujeres y hombres libro es el título de una nueva actividad para el fomento de la lectura que las comunidades literarias de Valencia Espaciocrea y los talleres de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE realizarán próximamente para celebrar su decimosexto aniversario.

Aurora Luna, directora de los talleres de escritura de LIBRO VUELA LIBRE, y Maiakovski. Hombres y mujeres libro en Valencia

Mientras se amplían las propuestas de la clave P-66 sobre los poetas de la antigüedad clásica, los grupos presenciales del taller de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE en Valencia serán los primeros en formar parte, en este curso 2022-23, de esta experiencia literaria que hemos bautizado con el nombre de Encuentros entre mujeres y hombres libro, inspirada en las afinidades electivas y en la obra de Ray Bradbury «Farenheit 451«, y que propondrá explorar a los integrantes de los distintos grupos de escritura de LIBRO VUELA LIBRE itinerarios de lectura muy diversos para formar parte de un sorprendente juego de afinidad, en el que los escritores en formación que presenten mayores coincidencias en sus paneles de lectura serán invitados a protagonizar una propuesta de escritura artística conjunta y un intercambio literario entre mujeres y hombres libro.

Leer más: Mujeres y hombres libro en Valenciahttps://escrituracreativavalencia.com/2022/09/12/nueva-colaboracion-entre-valencia-espaciocrea-y-los-talleres-literarios-de-libro-vuela-libre/

Experiencias creativas en curso: tributos a Ray Bradbury de la clave M3 y primer encuentro de hombres y mujeres libro:

Clave M3 de los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE: sigue las instrucciones de tu grupo de escritura para participar en el primer encuentro de hombres y mujeres libro en Valencia de LIBRO VUELA LIBRE con esta clave literaria:

La muerte y la doncella, de Ray Bradbury (fragmento)

—¡Te veo, Muerte! —exclamaba la vieja Mam—. ¡Hoy vienes como afilador de tijeras! Pero la puerta tiene triple cerradura y doble tranca. ¡He puesto papel matamoscas en las rendijas, cintas en los agujeros de las llaves, trapos en las chimeneas, telas de araña en los postigos, y he cortado la electricidad para que no entres deslizándote con la corriente! No hay teléfono para que no puedas llamar a mi casa a las tres de la oscura mañana. Y tengo tapones de algodón en las orejas para no oír lo que respondes a lo que estoy diciendo. ¡Vete, pues, Muerte!

Así había sido a lo largo de la historia del pueblo. La gente de aquel mundo que estaba más allá del bosque hablaba de ella y a veces los chicos que dudaban del cuento, tiraban palos a las tejas del tejado para oírle gritar a la vieja Mam:

—¡Sigue, adiós, tú que vas de negro con la cara blanca, blanca!

Y el cuento era que la vieja Mam, con semejante táctica, viviría siempre. Después de todo, la Muerte no podría entrar, ¿verdad? Los viejos microbios de la casa ya habían abandonado la lucha hacía tiempo, y se habrían ido a dormir. Todos los microbios nuevos que corrían por el país con nombres nuevos cada semana o cada diez días, si uno les creía a los periódicos, no podrían atravesar el olor del musgo, la ruda, el tabaco negro y la semilla de ricino en puertas y ventanas.

—Nos enterrará a todos —decían en el pueblo alejado por donde pasaba el tren.

—Los enterraré a todos —decía la vieja Mam, sola y haciendo solitarios en la oscuridad con barajas en Braille.

Y así fue.

A %d blogueros les gusta esto: