Diez destinos literarios, juegos de escritura de la clave B-42

11 Sep

Diez destinos literarios en la clave B.42 de los juegos de escritura de nuestros cursos en Valencia. Esta vez nuestra bombonera literaria, otra de las herramientas que se incorporarán esta temporada a los procesos creativos de los talleres y cursos de escritura de Libro vuela libre, albergará en su campana de cristal los juegos arquetípicos de la clave B-42.

Juegos de escritura de la clave B-42. Diez destinos literarios para nuestros personajes en el taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre

Abre la cúpula transparente de nuestra bombonera y sigue las instrucciones de tu grupo de escritura para averiguar cuál es tu siguiente consigna y cuál de estos diez destinos literarios corresponde al protagonista de tu próximo relato.

Juegos de escritura de Libro vuela libre: los diez destinos literarios de la clave B.42

Juegos de escritura de la clave B.42. Destino literario 1: da vida, energía y vitalidad, estimula la auto-expresión y la creatividad. Es un destino que da mucho dinamismo y facilidad de contacto con los otros, así como para expresarse abiertamente. Otorga un gran aliento y una gran fuerza vital.

Juegos de escritura de la clave B.42. Destino literario 2: este destino puede tener muchos significados. Puede revelar un flujo y un cambio constante en todas las áreas en las que se involucre nuestro personaje y mucha inestabilidad respecto a las emociones, o puede significar una vida en la que nuestro protagonista establece un fuerte contacto emocional con otro, y en la que se intercambia mucho apoyo y cierto confort doméstico. Ambas posibilidades pueden convivir, incluso, en este destino número dos de nuestros personajes.

Juegos de escritura de la clave B.42. Destino literario 3: en este destino nuestro protagonista se encuentra con abundantes oportunidades para hacer gala de su gran capacidad de pensamiento y análisis, así como de su potencial para sintetizar y compartir ideas. Puede ser un destino con el que se sienta cómodo por su facilidad de adaptación y versatilidad, o un destino que experimente como negativo por el exceso de cambio y de frialdad emocional que le ofrece.

Juegos de escritura de la clave B.42. Destino literario 4: este destino estimula todas las áreas de la vida de nuestro personaje y le otorga ímpetu, coraje e iniciativa. Puede estimularle poderosamente o crearle fuertes apegos románticos, y darle una gran pasión que le dé sentido a su vida o hacerle víctima del caos, la destrucción o los ataques de cólera propios o ajenos.

Juegos de escritura de la clave B.42. Destino literario 5: en su versión más positiva este destino número cinco otorga armonía, tranquilidad, comodidad, placer y una influencia en general benéfica en todas las áreas vitales de nuestros seres de ficción. También puede aportar a nuestros personajes amor, aprecio y atracción. Pero este destino en su peor versión, o recorrido por personajes con poca capacidad de crecimiento, puede dar también celos, posesividad y un exceso de hedonismo y de apreciación de lo estético que traigan, a la larga, infelicidad.

Juegos de escritura de la clave B.42 en los talleres de creación literaria de Libro vuela libre. Enlace de continuación:

Visita a través del enlace que te haremos llegar en breve los siguientes cinco destinos literarios de la clave B-42

Obras recomendadas en el club de lectura Libros de papel: Vuelva usted mañana

1 Sep Obras recomendadas en el club de lectura de los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre

Obras recomendadas por el club de lectura de verano de Libro vuela libre, propuestas literarias en curso. Doktor In Faustus, otra de las secciones de nuestro club de lectura Libros  de papel, nos sugiere en este comienzo de septiembre una edición para la BIBLIOTECA BÁSICA SALVAT de “Vuelva usted mañana y otros artículos”, de Mariano José de Larra.

Obras recomendadas en el club de lectura de los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre

El club de lectura de nuestros talleres de escritura creativa en Valencia, que viene realizando desde principios de año una campaña a favor de las ediciones impresas, acaba de incluir en el listado de lecturas de verano de Libro vuela libre otra recomendación  de Juan Agustín Vigil, el responsable de proponer joyas impresas de grandes clásicos a través de su sección Doktor In Faustus. Disfrutad de estas tres puertas de lectura, de estas tres entradas escogidas para invitaros a leer un irónico artículo costumbrista que parece no perder vigencia.

Obras recomendadas en los cursos de escritura de Libro vuela libre en Valencia. DOKTOR  IN  FAUSTUS propone: “Vuelva usted mañana”, de Mariano José de Larra (“Fígaro”):

  Un título amargo y sugerente,  acorde con el carácter y la realidad social carpetovetónicos.  Antes, durante y después: un mundo donde prevalece, implacable, la ley del mínimo esfuerzo y nulo resultado.  Una ley que oscurece las tribulaciones kafkianas. Una ley cuasi cósmica ante la que sólo queda resignarse y… volver mañana; o quizá pasado mañana; o si no, “Mire usté… ¡mejor no vuelva…! ”.

Ficha técnica de la edición recomendada por Doktor In Faustus para el club de lectura en Valencia de Libro vuela libre:

  “VUELVA USTED MAÑANA Y OTROS ARTÍCULOS”, de MARIANO JOSÉ DE LARRA (FÍGARO)

  SALVAT EDITORES, CON LA COLABORACIÓN DE ALIANZA EDITORIAL (Edición íntegra para la colección BIBLIOTECA BÁSICA SALVAT,  año 1969)

  Prólogo de Carlos Seco

  Depósito legal : 12102 (1969)

Obras recomendadas en el club de lectura Libros de papel: Vuelva usted mañana y otros artículos, de Mariano José de Larra. Primera puerta de entrada, fragmentos extraídos de las págs. 16, 17 y 18 de la edición seleccionada:

  (…) Un extranjero de estos fue el que se presentó en mi casa, provisto de competentes cartas de recomendación para mi persona. Asuntos intrincados de familia, reclamaciones futuras, y aun proyectos vastos concebidos en París de invertir aquí sus cuantiosos caudales en tal cual especulación industrial o mercantil, eran los motivos que a nuestra patria le conducían.

 (…)

-Mirad -le dije-, monsieur Sans-délai -que así se llamaba-; vos venís decidido a pasar quince días, y a solventar en ellos vuestros asuntos.

-Ciertamente -me contestó-. Quince días, y es mucho. Mañana por la mañana buscamos un genealogista para mis asuntos de familia; por la tarde revuelve sus libros, busca mis ascendientes, y por la noche ya sé quién soy. En cuanto a mis reclamaciones, pasado mañana las presento fundadas en los datos que aquél me dé, legalizadas en debida forma; y como será una cosa clara y de justicia innegable (pues sólo en este caso haré valer mis derechos), al tercer día se juzga el caso y soy dueño de lo mío. En cuanto a mis especulaciones, en que pienso invertir mis caudales, al cuarto día ya habré presentado mis proposiciones. Serán buenas o malas, y admitidas o desechadas en el acto, y son cinco días; en el sexto, séptimo y octavo, veo lo que hay que ver en Madrid; descanso el noveno; el décimo tomo mi asiento en la diligencia, si no me conviene estar más tiempo aquí, y me vuelvo a mi casa; aún me sobran, de los quince, cinco días.

(…)

Amaneció el día siguiente, y salimos entrambos a buscar un genealogista, lo cual sólo se pudo hacer preguntando de amigo en amigo y de conocido en conocido: encontrámosle por fin, y el buen señor, aturdido de ver nuestra precipitación, declaró francamente que necesitaba tomarse algún tiempo; instósele, y por mucho favor nos dijo definitivamente que nos diéramos una vuelta por allí dentro de unos días. Sonreíme y marchámonos. Pasaron tres días; fuimos.

-Vuelva usted mañana -nos respondió la criada-, porque el señor no se ha levantado todavía.

-Vuelva usted mañana -nos dijo al siguiente día-, porque el amo acaba de salir.

-Vuelva usted mañana -nos respondió al otro-, porque el amo está durmiendo la siesta.

-Vuelva usted mañana -nos respondió el lunes siguiente-, porque hoy ha ido a los toros.

-¿Qué día, a qué hora se ve a un español?

 Vímosle por fin, y «Vuelva usted mañana -nos dijo-, porque se me ha olvidado. Vuelva usted mañana, porque no está en limpio».

A los quince días ya estuvo; pero mi amigo le había pedido una noticia del apellido Díez, y él había entendido Díaz, y la noticia no servía. Esperando nuevas pruebas, nada dije a mi amigo, desesperado ya de dar jamás con sus abuelos.

Obras recomendadas en el club de lectura Libros de papel: Vuelva usted mañana y otros artículos, de Mariano José de Larra. Segunda puerta de entrada, fragmentos extraídos de las págs. 19 y 20 de la edición seleccionada:

Sigue leyendo

Juegos arquetípicos: la reina de fuego

21 Ago Juegos arquetípicos en el taller de escritura creativa en Valencia de Libro vuela libre

Los juegos arquetípicos de nuestro taller de escritura en Valencia dan esta vez la bienvenida a la reina de fuego, otro naipe muy especial que va a reinar sobre la intuición y va a llenar de emoción y creatividad las actividades complementarias de la clave RA-1 para la construcción de personajes  de Libro vuela libre.

Juegos arquetípicos en el taller de escritura creativa en Valencia de Libro vuela libre

Juegos arquetípicos de la clave RA-1 en el taller de escritura: la reina de fuego

Una reina de fuego, envuelta en sus ropajes de Q de tréboles, no nos visita todos los días. Los escritores en formación que vayan a realizar nuestra siguiente propuesta sobre cómo crear grandes personajes,  ya pueden acercarse a nuestra monarca más fogosa y acceder a las tres nuevas pistas que acompañarán a las actividades literarias de la clave RA-1.

Actividades para la creación de personajes. Juegos arquetípicos del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre: la reina de fuego. Pista número uno:

Las monarcas de esta carta tienen una mentalidad organizativa increíble, abundantes dones mentales y dotes psíquicas o intuitivas destacadas, pero llevan un ritmo de vida tan frenético que a menudo se estresan o se pasan de la raya. El trabajo suele ser su primer amor y las relaciones frecuentemente ocupan un lugar secundario en su vida.

Juegos arquetípicos del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre para crear personajes: la reina de fuego. Pista número dos:

Las reinas de fuego son muy creativas e ingeniosas y suelen tener dos o más trabajos e intereses múltiples. Les va mejor cuando en sus profesiones cuentan con canales para la expresión creativa y mucha libertad de movimientos. Las cualidades mentales de estas reinas y su disposición a solidarizarse y a nutrir a los demás puede favorecer que realicen obras que ayuden a muchas personas.

Actividades para crear personajes. Juegos arquetípicos del taller de escritura en Valencia de Libro vuela libre: la reina de fuego. Pista número tres: Sigue leyendo

Cómo crear grandes personajes

13 Ago Cómo construir grandes personajes en los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre

Cómo crear grandes personajes, claves GP1, GP2 y GP3 de los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Ya hemos visto lo importante que es, para crear personajes de ficción inolvidables, saber manejar con soltura y profundidad sus contradicciones y motivaciones.

Cómo construir grandes personajes en los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre

En esta ocasión el bloque de personajes de nuestro taller de creación literaria se va a enriquecer con una nueva dinámica, que incorporará otras tres claves imprescindibles para la creación de un gran ser de ficción, de un protagonista que consiga llegar a la mente y al corazón del lector, que logre quedarse a vivir en su recuerdo para siempre.

La construcción de protagonistas inolvidables, primeras tres puertas de entrada de las claves en curso

Ayuda a tu grupo de escritura a escoger el orden en que van a ser abiertos los tres sobres con los tres itinerarios y permanece atento a estas tres primeras puertas de lectura de las claves Gp1, Gp2 y Gp3, que girarán en torno a los personajes de la novela Lo que el viento se llevó, publicada en 1936 por Margaret Mitchell, y a su gran protagonista, Scarlett O’Hara:

Cómo crear grandes personajes en el taller de escritura. Puerta de lectura de la clave Gp1, sobre amarillo:

“Se puso en pie. El corazón le martilleaba tan violentamente que temió no poder sostenerse, trastornada por la excitación de ser nuevamente el centro de la atención, de ser la más deseada y, ¡sobre todo!, por la perspectiva de bailar…

-¡No, no me importa! ¡No me importan lo que digan! -murmuró, arrastrada por una especie de locura. Levantó la cabeza y salió del mostrador taconeando con un ruido de castañuelas y llevando su abanico completamente desplegado. Por un momento miró el rostro incrédulo de Melanie, la expresión de las señoras, a las muchachas petulantes y a los soldados que aprobaban con entusiasmo. Se encontró en mitad de la sala y vio a Rhett Butler que avanzaba hacia ella, entre un pasillo de gente, con su burlona y detestable sonrisa. Pero esto no le importaba…. Iba a bailar…”

Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell

Cómo crear grandes personajes en el curso de escritura. Puerta de lectura de la clave Gp2, sobre verde:

“Nunca lograban dar con la exacta respuesta, y era esta: que Scarlett decidió aquel día conseguir que se diesen cuenta de sus referidos encantos. Era incapaz por naturaleza de soportar  que ningún hombre estuviera enamorado de otra mujer que no fuese ella, y simplemente el ver a Stuart y a India Wilkes durante el discurso fue demasiado para su temperamento de predadora. No contenta con Stuart, echó también las redes a Brent, y ello con una habilidad que los dominó a los dos.

Ahora, ambos estaban enamorados de ella.”

Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell

Scarlett miraba a Melanie con asombro. ¿Cómo podía aquella mujer quererla tanto cuando a ella le costaba tanto trabajo disimular la aversión que le producía? ¿Cómo podía Melanie ser tan estúpida que nos adivinase el secreto de su amor por Ashley?”

[…]

“_¡Qué buena eres conmigo, querida! Ni si quiera una hermana hubiera sido mejor ni más valiente. ¡No sabes cuánto te lo agradezco y cuánto me disgusta hallarme en este estado! ¡Y te quiero tanto!

Scarlett la miró de hito en hito. ¿La quería? ¡Qué necia!”

Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell

Cómo crear grandes personajes en el taller de creación literaria. Puerta de lectura de la clave Gp3, sobre rojo:  Sigue leyendo

Club de lectura de verano: Scott Fitzgerald en Doktor in Faustus

28 Jul Club de lectura de verano de los cursos de escritura de Libro vuela libre en Valencia

Club de lectura de verano, recomendaciones de temporada de los talleres de escritura de Libro vuela libre: Los sonrientes, del escritor estadounidense Scott Fitzgerald, es la última recomendación literaria de Doktor in Faustus, una de las secciones del club de lectura Libros de Papel que actualmente está sugiriendo las lecturas de verano de nuestras comunidades literarias en Valencia.

Club de lectura de verano de los cursos de escritura de Libro vuela libre en Valencia

Disfrutad en este momento tan propicio para la reflexión, en el que el foro de creatividad de Libro vuela libre también acaba de sumar a sus propuestas veraniegas un interesante debate sobre creatividad y cambio, de esta obra de Scott Fitzgerald recomendada por Doktor in Faustus y Juan Agustín Vigil, el responsable de dicha sección de nuestro club de lectura cuyo lema es: “Mi alma a cambio de una gran obra”.

 La nueva propuesta de Doktor in Faustus para el club de lectura de verano de Libro vuela libre: Los sonrientes, de Scott Fitzgerald

Se trata de una de las primeras tentativas del autor de obras tan brillantes como “El gran Gatsby”,  “Suave es la noche” o la inconclusa “El último magnate”.

El joven escritor en ciernes (Fiztgerald tenía 23 años) nos deleita con este cuento en el que plantea un curioso enigma, no resuelto  aún en este inquietante año de gracia de Nuestro Señor de 2020:

¿Por qué esa obcecación en el ser humano por mostrarse sonriente?; y mejor aún: ¿Qué se esconde detrás de tanta blancura de escayola?

D.I.F.: “Mi alma a cambio de una gran obra”

Ficha técnica de esta edición recomendada de Los sonrientes en el club de lectura de verano de nuestros talleres de escritura:

  • “EL PRECIO ERA ALTO”, selección de cuentos de Scott Fitzgerald.
  • Título original: “The Price was high” (Copyright 1979, by Frances Scott Fitzgerald Smith)
  • Título del cuento seleccionado: “LOS SONRIENTES”(publicado por la revista The Smart Set, en junio de 1920)
  • Traducción de Marcelo Cohen (1981)
  • EDITORIAL BRUGUERA  (1ª edición: febrero, 1982)

Las tres puertas de entrada de Doctor In Faustus para Los sonrientes, de Scott Fitzgerald:

Club de lectura de verano de los talleres de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Primera puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 13 del volumen El precio era alto:

“¡Todos conocemos ese momento de exasperación!

Hay veces en que uno sería capaz de decirle a la viejecita inofensiva que vive al lado lo que realmente piensa de su cara: que más le valdría trabajar de enfermera nocturna en un asilo para ciegos; en que le preguntaría al sujeto que está esperando desde hace diez minutos si no se siente acalorado de tanto haber perseguido al cartero por toda la manzana; en que le sugeriría al camarero que si el hotel descontara un céntimo por cada grado que alejaba a la sopa de su condición de tibia, le estarían debiendo medio dólar; en que —y esta es la prueba infalible de la genuina exasperación— una sonrisa provoca el mismo efecto que la camiseta roja de un magnate petrolero  en el marido de una mujer de pueblo.

Pero el momento pasa. Pueden quedar cicatrices en el perro, el cuello de la camisa o el auricular del teléfono, pero el alma ha vuelto a instalarse en su sitio, entre el extremo inferior del corazón y el borde superior del estómago, y vuelve a reinar la paz.

Sin embargo, el diablillo que abre la ducha de la exasperación, al parecer usó el agua tan caliente cierta vez, durante la adolescencia de Sylvester Stockton, que éste nunca se atrevió  a entrar de nuevo para cerrarla, y en consecuencia jamás ha existido un actor de carácter aficionado en el teatro victoriano tan acosado y atosigado por los hechos cotidianos de la vida como Sylvester a los treinta años.”

Club de lectura de verano de los talleres y cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Segunda puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 14 del volumen El precio era alto:

“Había estado enamorado de Betty Tearle a los veinte años. Pero había acabado por deprimirla. Se había dedicado a analizar misantrópicamente  cada comida, viaje o comedia musical que habían compartido, y en las pocas ocasiones en que ella había intentado mostrarse particularmente agradable con él —deseable, habría opinado una madre—, él había entrevisto motivos ocultos y se había sumido en una bruma aún más densa que la acostumbrada. Un día, ella le  advirtió que se volvería loca si se atrevía a depositar tanto pesimismo en su salario.

Y desde entonces ella no había dejado de sonreír, con una sonrisa inútil, insultante, encantadora.

—¡Hola, Sylvo! —gritó ella.

—Ah, hola Betty.

Hubiera preferido que no le llamara Sylvo; parecía el nombre de un mono o algo por el estilo.

—¿Cómo te va la vida?  —preguntó ella alegremente—. No muy bien, supongo.

—Oh, sí —respondió él con rigidez—. Vamos tirando.

—¿Sumándote a la feliz multitud?

—Sí, por desgracia. —Miró a su alrededor—. Betty, ¿por qué son felices? ¿De qué sonríen? ¿Qué es lo que les hace sonreír?

Betty le dirigió una centelleante mirada de radiante diversión.

—Tal vez las mujeres sonríen porque tienen dientes hermosos, Sylvo.

—Tú sonríes —continuó Sylvester con cinismo— porque estás cómodamente casada y tienes dos hijos. Imaginas que eres feliz, por lo tanto supones que todos los demás lo son.

Betty asintió.

—Quizás hayas dado en el clavo, Sylvo. —El chófer echó una mirada hacia atrás y ella le hizo una seña—. Adiós.

Sylvo la contempló con una punzada de envidia que se trocó en exasperación cuando la vio volverse y sonreírle una vez más. Después el coche se perdió entre el tráfico y con un profundo suspiro, él devolvió su bastón a la vida y continuó su paseo.”

Club de lectura de verano de los cursos de escritura en Valencia de Libro vuela libre. Tercera puerta de entrada de Los sonrientes, de Scott Fitzgerald. Pág. 22 del volumen El precio era alto:

   “Sylverster Stockton se movió inquieto en su cama. Grande como era, la habitación lo sofocaba, y la brisa que se filtraba, envuelta en un rayo de luna, sólo parecía acarrear las preocupaciones del mundo al que debía enfrentarse a la mañana siguiente.

<<No comprenden —pensó—. No ven, como yo, la miseria que hay debajo de todo este maldito mundo. Su optimismo está vacío. Sonríen porque creen que siempre van a ser felices>>.

—Oh, ya está bien —murmuró soñoliento—. Mañana iré a Rye y soportaré más sonrisas y más calidez. En eso consiste la vida. Sólo en sonrisas y calidez, sonrisas y calidez…”

 

D. I. F.: “Mi alma a cambio de una gran obra”

A %d blogueros les gusta esto: