Archivo | enero, 2023

Daniel Tortosa Sánchez -Alcón: Literatura y caza

29 Ene

Daniel Tortosa Sánchez -Alcón acaba de incorporarse al club de lectura de los talleres de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE con una nueva sección titulada «Literatura y caza», desde donde nos sugerirá grandes obras en las que esté presente el tema de la caza y el mundo rural.

Daniel Tortosa Sánchez-Alcón. Literatura y caza en el club de lectura en Valencia de los talleres literarios de LIBRO VUELA LIBRE

Disfrutad de estas tres puertas de entrada de «Diario de un cazador«, de Miguel Delibes, un excelente clásico que Daniel, con muy buen criterio, ha seleccionado para su primera recomendación literaria en nuestro club de lectura en Valencia, que esta semana difundirá también la entrevista que le acaba de realizar nuestra comunidad de escritores a una de la integrantes más veteranas de la liberación de talentos de LIBRO VUELA LIBRE, María Eguía.

Daniel Tortosa Sánchez -Alcón, puertas de entrada de «Diario de un cazador», de Miguel Delibes:

Literatura y caza, nueva sección de Daniel Tortosa Sánchez -Alcón. Puerta de entrada número 1 de «Diario de un cazador», de Miguel Delibes:

“Estuve con el Pepe en lo de Aniago. Es un mar de surcos y duelen los ojos de la perspectiva. Hay unos linderos muy majos que tienen bastante codorniz. Lo malo fue el viento. Si la codorniz coge el viento, navega a vela. El Pepe es incansable. Tiró a troche y moche durante dos horas. Apenas había disparado yo cinco tiros y ya llevaba él diecisiete. En un alto que hicimos a dar un tiento a la bota me pidió cartuchos. Le advertí que eran del 16, pero él lo resolvió quitando el culatín a los del 12 y metiéndolos míos por el canuto. Me gibó que tirase por puro placer a una picaza, que para tanto como eso no le dejé yo la munición.”

Literatura y caza, nueva sección de Daniel Tortosa Sánchez -Alcón. Puerta de entrada número 2 de «Diario de un cazador», de Miguel Delibes:

“Las suponía encamadas y llevaba a punto la escopeta. El bando delo menos veinte se me levantó de los pies. Iban apiñadas y yo tiré al bulto y descolgué tres. No me atreví a tirar el segundo por miedo a perder las tres primeras y luego, en la bicicleta, me pesó. En el café, el Pepe se cachondeó cuando se lo dije y me salió con la bobada de que también él, de chico, mató un oso de una pedrada en la ingle. Terció Zacarías y dijo que él cayó una

vez dos perdices disparando cuando se cruzaban, pero no sabía de nadie que bajara tres de un tiro. Me cabreé y le dije si es que mi palabra no contaba.”

Literatura y caza, nueva sección de Daniel Tortosa Sánchez -Alcón. Puerta de entrada número 3 de «Diario de un cazador», de Miguel Delibes:

“El periódico trae mi fotografía y una reseña de la tirada. Dice que mi triunfo fue una revelación y que «con un estilo de furtivo, improvisado y ramplón, vencí a las mejores escopetas del país». ¡No te giba! Estos periodistas son la oca. No saben elogiar sin ofender. Tochano quería ir a pedir explicaciones. ¡Anda y que les den morcilla! Don Basilio subió esta mañana a felicitar a la madre. En la calle todo el mundo tiene algo que decirme. Anita iba hoy conmigo más orgullosa que un ocho.”

Anuncio publicitario

Talleres para adultos en Valencia: escribir desde la grieta del personaje

19 Ene

Talleres para adultos en Valencia de escritura creativa adscritos a LIBRO VUELA LIBRE, clave literaria G-24: la grieta del personaje. La mejor manera de crear personajes inolvidables y manejarlos con eficiencia dentro de la ficción es conociendo sus recovecos más ocultos. Por ello varios grupos de nuestros cursos de escritura creativa presenciales y todos los integrantes de nuestro taller literario online ahondarán en breve en sus motivaciones más invisibles.

Los códigos de color que llevan las distintas porciones de nuestra tarta literaria y las cartas doradas que representan a nuestros seres de ficción indican que todo está listo ya para iniciar, desde un enfoque creativo, un recorrido por los pasadizos secretos de la grieta del personaje. Conocer a los protagonistas de nuestros relatos desde sus zonas más inconscientes será el principal objetivo de un nuevo bloque de contenidos de nuestro taller de escritura que lleva por título Arquitectura profunda del personaje.

Talleres para adultos en Valencia de escritura creativa

Talleres para adultos en Valencia de escritura creativa. Puzle literario de la clave G-24:

Tanto en el taller literario online como en los cursos de escritura presenciales de LIBRO VUELA LIBRE el puzle literario que inaugura la siguiente grieta de este bloque estará inspirado en La casa de Adela, uno de los relatos incluidos en Las cosas que perdimos en el fuego, de la escritora y periodista argentina Mariana Enríquez, que forma parte del grupo de autores conocidos como «nueva narrativa argentina»:

La grieta del personaje. Tributos a la creatividad de la «nueva narrativa argentina» en los talleres para adultos en Valencia de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE. Fragmento 1 de La casa de Adela, en Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez:

«Nos hicimos amigos porque ella era una princesa de suburbio, mimada en su enorme chalet inglés insertado en nuestro barrio gris de Lanús, tan diferente que parecía un castillo, y sus habitantes, los señores, y nosotros, los siervos en nuestras casas cuadradas de cemento con jardines raquíticos. Nos hicimos amigos porque ella tenía los mejores juguetes importados, que le traía su papá de Estados Unidos. Y porque organizaba las mejores fiestas de cumpleaños cada 3 de enero, poco antes de Reyes y poco después de Año Nuevo, al lado de la pileta, con el agua que, bajo el sol de la siesta, parecía plateada, hecha de papel de regalo

La grieta del personaje. Tributos a la creatividad de la»nueva narrativa argentina» en los talleres para adultos en Valencia de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE. Fragmento 2 de La casa de Adela, en Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez:

«Nuestra madre nos dijo que Adela tenía un carácter único. era valiente y fuerte, un ejemplo, una dulzura, qué bien la criaron, qué buenos padres, insistía. Pero Adela decía que sus padres mentían. Sobre el brazo. No nací así, contaba. Y qué pasó, le preguntábamos. Y entonces ella contaba su versión. Sus versiones, mejor dicho.»

La grieta del personaje. Tributos a la creatividad de la «nueva narrativa argentina» en los talleres para adultos en Valencia de escritura creativa de LIBRO VUELA LIBRE. Fragmento 3 de La casa de Adela, en Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez:

«Lo que no pudieron controlar fue que mi hermano Pablo y Adela, llenos de compasión, me contaran las películas. Y cuando terminaban de contarme las películas, contaban más historias. No puedo olvidarme de esas tardes: cuando Adela contaba, cuando Adela se concentraba y le ardían los ojos oscuros, el parque de la casa se llenaba de sombras, que corrían, que saludaban burlonas.»

A %d blogueros les gusta esto: